Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

CCSS fortalecerá el buen trato hacia la población adulto mayor



  Sharmila Gómez Solís       Ene 10, 2018  |  02:20 PM      1545   Buen trato

Una apuesta al fortalecimiento del buen trato hacia las personas adultas mayores realizará durante el 2018, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), en sus diferentes servicios tanto médicos, financieros como administrativos.

La doctora Vilma García Camacho, coordinadora del Programa del Adulto Mayor de la CCSS, destacó que el objetivo es continuar  abordando y cumpliendo con el enfoque de derechos  orientado en el  marco normativo de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales plasmados en acuerdos vinculantes tanto nacionales como internacionales.

La idea, dijo, es virar de la atención preferencial como se ha entendido tradicionalmente, o sea el primer lugar de la fila, al buen trato en el sentido de que la atención sea oportuna y de acuerdo con su condición de salud.

Adicionalmente, que se generen los mecanismos necesarios para que esta población pueda estar acompañada en los diferentes servicios, que el mobiliario sea cómodo y que no haya barreras arquitectónicas. Estas acciones, a su juicio, van  más allá del trato preferencial, implica atención empática, respeto a los derechos y un trato digno.

Por ejemplo, ya áreas de salud como la de Los Santos efectuaron cambios en el mobiliario para adecuarlos a las necesidades de los adultos mayores y a las personas con discapacidad.

La doctora María Eugenia Villalta Bonilla, gerente médica de la CCSS, explicó que como parte de ese enfoque, la institución trabaja en el desarrollo de modalidades de atención tales como Hospitales de Día, atención domiciliaria y Alta Programada para que esta población pueda ser atendida con calidad y en forma oportuna.

 La doctora Villalta recordó que, en este momento, nueve hospitales de la institución ya cuentan con Hospitales de Día, el último de ellos ese estableció en el Hospital San Carlos y fue el resultado del concurso “Buen Trato”, que realizó la institución entre los años 2013-2017.

La CCSS también impulsará, este año, la implementación del Protocolo de Servicio a la población usuaria el cual plantea un conjunto de recomendaciones sobre  cómo ofrecer un trato personalizado a la población, entre ellas la adulta mayor.  Precisamente este documento propone que una que vez que ingrese esta población  debe ser orientada por el personal para que se ubique en las áreas destinadas para su atención, la cual debe brindarse de acuerdo con el orden de llegada y su estado funcional.  Plantea también lo siguiente:

  • Llamarlos por su nombre sin utilizar calificativos como “abuelo”, “abuela” y/o “viejito”.
  • Mirarlos siempre a la cara cuando se les habla.
  • Atenderlos  con cortesía y respeto.
  • En la medida de lo posible no hacerlos esperar. 
  • Poner en práctica la tolerancia, el respeto y la empatía.
  • Utilizar un lenguaje sencillo.
  • Si la persona presenta dificultades para comprender la información que se le brinda, buscar ayuda ya sea con algún familiar que lo acompañe u otros funcionarios.
  • Respete sus derechos, los cuales se encuentran establecidos en la Ley Integral para la  Persona Adulta Mayor, Nº 7935, la Ley 9394 sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores  y la Política Institucional para la Atención Integral a la Persona Adulta Mayor en la CCSS.

Este protocolo de atención se está aplicando inicialmente en la región Huetar Atlántica, que es donde se desarrolla el Proyecto de Fortalecimiento de la Prestación de Servicios de Salud y se extenderá gradualmente, en todo el territorio nacional.  El desarrollo de este protocolo fue liderado por la Gerencia Administrativa de la institución y ha sido avalado por las diferentes gerencias, entre ellas la Médica y la Financiera.

Cabe destacar que durante el 2017, la CCSS avanzó en mejoras para esta población tales como la eliminación del carné requiriéndose únicamente el documento oficial de identificación, así como la simplificación del trámite para la determinación del requisito de dependencia económica para el otorgamiento de beneficio familiar tratándose de persona adulta mayor.

También se desarrollaron procesos de asesoramiento técnico, educación y capacitación continua dirigidas a funcionarios de la institución, funcionarios de otras instituciones, organizaciones no gubernamentales y a personas usuarias de los servicios de salud. 

La doctora García explicó que esta  propuesta refuerza las estrategias establecidas en  el Plan de acción de la Política Institucional para la atención integral de la persona adulta mayor, donde se impulsa a funcionarios a realizar acciones que aseguren el buen trato a esta población.