Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

CCSS moviliza personal en busca de personas con malaria en San Carlos



  Xinia Bustamante Castillo       Jun 12, 2018  |  06:29 PM      311   Salud

La  Caja Costarricense de Seguro social (CCSS) ha movilizado al  personal de la región Huertar Norte que  trabaja veinticuatro horas los siete días de la semana en busca de personas con síntomas de malaria, informó el director de servicios de salud de la región Huetar Norte, el doctor Gustavo Zeledón Donzo.

Luego de detectar los tres primeros casos de malaria por el parásito Plasmodium falciparum, la CCSS en coordinación con el Ministerio de Salud, intensificaron las actividades de vigilancia y control en los últimos tres meses en la zona afectada.

La situación se descubrió en una finca en Santa Rosa de Pocosol, por lo que rápidamente Asistentes Técnicos de Atención Primaria (Atap) de la institución, junto con técnicos de control vectorial del Ministerio de Salud,  se desplazaron a diferentes fincas.  

Las autoridades locales institucionales informaron que de momento solo se han confirmado 10 casos de malaria por Plasmodium falciparum. Veinte muestras más fueron analizadas por laboratorio con resultado negativo.

Los 10 personas requirieron hospitalización, nueve en el hospital de San Carlos y una en el hospital de Los Chiles.  Los criterios para el internamiento fueron, la cantidad de plaquetas por debajo de 100 mil, lo cual es un riesgo para sangrados; la zona geográfica donde viven es lejana y de difícil acceso; y la condición migratoria, ya que  son personas que se  desplazan constantemente por trabajo.

De acuerdo con el doctor Gustavo Zeledón Donzo, director de la región Huetar Norte. el zancudo anófeles reside de manera permanente, cuyo habitad natural es selvático, “lo que no hay en la zona es el parásito falciparum, por lo que todas nuestras baterías las tenemos puestas en cortar la transmisión de la enfermedad”.

El médico manifestó que la CCSS ha movilizado personal tanto en Santa Rosa de Pocosol como en las comunidades sin casos. En las primeras se mantiene la vigilancia, además de la búsqueda de enfermos para darles tratamiento.  

En las comunidades sin casos se ha instruido a los médicos a que “piensen en malaria, pues la oportunidad de cortar transmisión está en hacer un diagnóstico temprano”, acotó Zeledón Donzo.

Enfatizó que están trabajando fuertemente en Santa Rosa de Pocosol, “nuestro personal solo puede llegar en vehículos cuatro por cuatro, en cuadriciclo o a pie, así que necesitamos asegurar que las personas que se identifiquen con síntomas se tomen el tratamiento en el mismo lugar, es la única forma de curarlos y cortar la transmisión de la enfermedad”, acotó el funcionario.

El tratamiento consiste en dos pastillas (primaquina y cloroquina) que toman durante tres días. “La persona se toma las pastillas en presencia del funcionario, luego de esos tres días, se realizan controles de análisis de sangre por laboratorio para asegurar que no hay presencia del parásito”.

Vigilancia y control

La CCSS, en coordinación con el Ministerio de Salud, intensificaron las medidas de vigilancia de enfermedades febriles en los últimos meses, luego de que aumentara el flujo migratorio en el horario de noche en que disminuye los controles de seguridad. El tránsito es principalmente de origen nicaragüense debido a la situación de Crucitas y en Nicaragua.

La institución dispone de tratamiento para atender los pacientes por malaria. De igual manera se han organizado los servicios hospitalarios en San Carlos y Los Chiles, para atender los casos que requieran internamiento.

Malaria: un parásito el causante y un mosquito su vehículo

La malaria es enfermedad infecciosa producida por un parásito llamado Plasmodium, que transmite la hembra del mosquito Anófeles.  Cualquier persona expuesta a la picadura puede adquirir este padecimiento.

Este parásito ingresa a las personas por medio de la picadura del mosquito infectado, el cual recorre el torrente sanguíneo hasta alojarse en el hígado.

En nuestro país el   Plasmodium vivax es el causante de la malaria, en tanto que en Nicaragua el responsable es el patógeno P. falciparum que produce la forma más severa.

Las personas que presentan esta enfermedad deben tomar el tratamiento completo para eliminar el parásito.  Entre más temprano se tome el tratamiento, más posibilidades existen de detener los síntomas.

La fiebre es el síntoma más frecuente, suele acompañarse de escalofríos, tiritonas, sudoración, dolores de cabeza, de músculos y articulaciones. Pueden darse vómitos y diarrea.

Las personas con malaria por P. falciparum sin tratamiento o tardío, corren el riesgo de una infección severa que puede causar conmoción, hemorragias, fallas renales o hepáticas y la muerte.

Los pacientes pueden presentar síntomas como anemia severa, anormalidades en la sangre, colapso cardiovascular, presencia de hemoglobina en la orina y aparición de líquido en los pulmones. También pueden experimentar agrandamiento del hígado o el bazo e ictericia moderada, así como problemas neurológicos.