Caja Costarricense de Seguro Social

Bienestar

Cirugías


  Edición #12

  Agosto de 2007

  Descargar en digital

« Regresar a la lista completa »

El exitoso camino de la cirugía

Una de las cosas más grandiosas que el ser humano realiza, sucede cuando sus manos salvan o mejoran la calidad de vida de sus semejantes. La cirugía -proveniente del griego quiros (mano) - nos permite llegar a eso. Ésta ha vivido toda una serie de etapas que la han hecho avanzar hasta los procedimientos que vemos en nuestros días, que a veces catalogamos casi de milagrosos.

Algunas intervenciones han sido básicas para desarrollar esta rama de la medicina. La primera, y más clara muestra, fue la institución de la anestesia. Empezó el 16 de octubre de 1846, en Boston, cuando se realizó la primera operación quirúrgica bajo narcosis. Su desarrollo es uno de los mayores hitos, pues hasta hoy no se ha creado nada más significativo para actuar sin dolor.

Luego vino el tratamiento de la infección. Con una nota se obligó a estudiantes y a médicos de un hospital de Viena a lavarse las manos. Ahí, el mundo de la medicina cambió, y posteriormente la asepsia se desarrolló.

Un gran cirujano, al ver con angustia que su enfermera asistente sufría una severa reacción cutánea por los antisépticos que usaba, pidió a una compañía de productos de hule que le diseñaron unos guantes muy finos para ayudarle. Ella se convirtió luego en su esposa. Por eso los guantes quirúrgicos se les llama "guantes del amor".

Los avances se fueron sucediendo cada día. Alexis Carrel diseñó la unión de los vasos sanguíneos, siendo la base de la cirugía vascular y consecuentemente de los trasplantes de órganos. ¿Qué otras formas de avances vemos ahora? Hay muchas, pero los métodos de diagnóstico cada vez más refinados nos permiten llegar más temprano y más preciso al sitio afectado. Estamos a las puertas de ejecutar operaciones quirúrgicas a distancia mediante la cirugía rebotica. Estos logros, y quién sabe que otras fantásticas técnicas operatorias y diseño de nuevos instrumentos nos esperan. Ojala podamos verlas y disfrutarlas.

********************************
Dr. Edgar Cabezas Solera
Médico cirujano