Caja Costarricense de Seguro Social

Bienestar

Adolescencia


  Edición #15

  Febrero de 2008

  Descargar en digital

« Regresar a la lista completa »

Ser adolescente

La adolescencia, con frecuencia, tiende a verse como una etapa conflictiva. Muchos padres de familia desean que "pase lo más rápidamente posible"; y, con este pensamiento, lo único que logran es desaprovechar un tiempo vital para crear una relación madura y de calidad con sus hijos.

Las dificultades de relación con jóvenes se deben más a la incomprensión, por parte del mundo adulto, que a las conductas propias del ser adolescente.

Un ejemplo de lo anterior es desconocer que el lóbulo frontal cerebral es aún inmaduro en la adolescencia. Esto provoca que los adolescentes sean más impulsivos y tengan dificultades para el control de sus emociones. Asimismo, la capacidad para planificar y valorar consecuencias es un proceso paulatino, que se completará hasta después de los 16 años.

Incluso debemos comprender que situaciones serias por ejemplo, conductas disruptivas son usualmente producto de una sociedad enferma. Ésta impacta negativamente en el desarrollo saludable de esta población en un momento de profundos cambios que provocan una mayor vulnerabilidad. Lo anterior no quiere decir que los adolescentes no deban hacerse responsables de sus malas conductas.

Antes de reprender situaciones que como sociedad hemos creado, deberíamos generar oportunidades para los adolescentes. Ellos tienen derecho a vivir estilos de vida saludables y a potenciar su desarrollo. Sólo así crearemos un "antídoto social" ante conductas de riesgo y antisociales.

********************************
Dr. Alberto Morales Bejarano
Hospital Nacional de Niños