Caja Costarricense de Seguro Social

Bienestar

Sin fumar


  Edición #28

  Junio de 2010

  Descargar en digital

« Regresar a la lista completa »

Tabaco: una lucha sin fin

El tabaquismo fue conocido por los españoles al arribar a América; en nuestros aborígenes, era más un hábito ceremonial que una adicción comunal. No es sino hasta finales del siglo XIX y principios del XX que la industria tabacalera se constituyó en un negocio en muchos países.

Cuando se comenzó a fumar masivamente, se desconocían los riesgos. Pero, ahora, ¿cuántas personas mueren por culpa del tabaco cada año? Es difícil saberlo; no obstante, si en Costa Rica sumamos la enfermedad aterotrombótica, los cánceres y la enfermedad pulmonar obstructiva, se le puede endosar más del 50% de las muertes.

Si elimináramos el tabaquismo, es posible que estas muertes disminuyeran a la mitad. Hoy, no existe medicina capaz de lograr esos efectos, y mientras la promoción del fumado gasta millones, su contraparte es limitada.

Este vicio es intolerable en nuestra sociedad. No debemos abrir portillos en los medios de comunicación, en las oficinas ni en los hogares. Tenemos que repeler la inducción en niños, jóvenes y embarazadas.

Los pacientes necesitan consejos psicológicos y farmacológicos, pero requieren también de gran voluntad para dejar de fumar. Estamos convencidos de que tenemos que prevenir en la casa, la escuela, el colegio, la universidad y el trabajo. Padres, maestros, profesores y jefes debemos ser ejemplos.

Quizás, algún día, no se vuelvan a vender cigarrillos, pero, hasta ahora, las políticas contra el tabaco han sido pobres, limitadas e indecisas. Urgimos de una gran comunión de voluntades para expulsar a esta lacra de la humanidad. La lucha, hoy, no tiene fin.

********************************
Dr. Carlos Arguedas C.
Especialista en Medicina Interna