Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

2000 Choferes firmarán compromiso de autocuidado para protegerse de la radiación ultravioleta.



  José Mairena Morera       Jul 27, 2016  |  02:35 PM      485   Cáncer

Lspan style="font-size: 12.16px; line-height: 1.3em;">La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) realiza la campaña de información «La piel nunca olvida» con el propósito de educar a los conductores sobre el cuidado de la piel, con énfasis en evitar el cáncer.


 



La actividad lleva a cabo en coordinación con la radioemisora Q´teja y el programa “Pa´lante”, del locutor y motivador de vida Andrés Zamora, conocido por los radioescuchas como “El padre Mix”.


 


Durante la emisión del programa, de 9 a 11 de la mañana, se emitirán mensajes de prevención para informar a la población  sobre tres aspectos fundamentales: 1) el cáncer de piel es el más frecuente en el país, 2) la mayor cantidad de pacientes son personas que trabajan al sol, 3) el cáncer puede prevenirse con medidas de protección fáciles de aplicar.


 


La primera protección consiste en hacer una barrera física a la radiación ultravioleta, cubriéndose el rostro con un sombrero de ala ancha, gorra con falda y visera larga o sombrilla, sumado al uso de mangas protectoras para las manos y el pantalón largo.


 


Los conductores que expresen su deseo de cuidarse recibirán, como estímulo a su actitud de autocuidado, un par de mangas con el logo impreso de la institución y la leyenda «La piel nunca olvida», que recuerda que el daño solar es producto del efecto acumulado del sol recibido cada día sin la debida protección.


 


El cáncer de piel es el más común


 


El cáncer de piel es el cáncer más frecuente en el país, porque afecta en número importante tanto a hombres como a mujeres. Cada día, hay seis nuevos casos de este tipo de cáncer y, cada mes, hay seis fallecimientos por esta causa, según datos del Proyecto de Fortalecimiento de la Atención del Cáncer en la Red de la CCSS, con base en los datos del Registro Nacional de Tumores.


 


Según esos datos, de cada cien mujeres con cáncer, 22 tienen de piel, siendo el segundo de más impacto en mujeres, después de cáncer de mama. Y, de cada cien hombres con cáncer, 29 tienen de piel, siendo el cáncer de más impacto en hombres.


 


Visto por edades, la mayor parte de los enfermos con el cáncer de piel tienen más de cincuenta años. Ocho de cada 10 casos superan la cincuentena, aunque hay casos de cáncer en personas cada vez más jóvenes.


 


Visto por zona de afectación, los datos muestran que siete de cada diez enfermos tienen el cáncer en la cara, alrededor de los ojos, nariz, cuello y orejas; por eso, los especialistas hacen un llamado para que se eleve el uso de sombrero ancho, con el objetivo de procurar la protección a los 360 grados.


 


En ese sentido, no basta un gorra común, pues la visera deja al descubierto las oreja, la punta de la nariz y el mentón. Es mejor, en ese caso, el uso de una gorra con visera larga y falda que cubra el cuello por completo. Tampoco está recomendado el uso de sombreros de ala corta.


 


La forma usual de detección es cuando las personas van al ebáis y narran que tienen alguna lesión, verruga o pequeña herida que no sana por completo, sino que se cierra y luego vuelve a perecer.


 


“Es una herida majadera” que no tiene cura definitiva, dicen los pacientes. Entonces los médicos revisan debajo de la lesión para determinar la posibilidad de que ya haya comenzado a crecer las raíces del cáncer hacia las profundidades del cuerpo.


 


Trabajadores al sol de piel blanca son el grupo de mayor frecuencia


 


Cuanto más blanca la persona, más riesgo hay de tener enfermedades de la piel como el cáncer, si bien las personas de piel negra o morena no están exentas de la enfermedad, solo que su riesgo es menor en comparación con  las personas de piel blanca, ojos claros.


 


Los estudios internacionales demuestran que el desarrollo del cáncer de piel está relacionado directamente con la exposición directa a la radiación solar continuada a lo largo de muchos años.


 


Por eso razón, los especialistas dicen que hay que elevar la protección desde la edad infantil. De hecho, los dermatólogos dicen que las personas que se exponen al sol sin protección llegan a los 18 años con la cantidad de sol que debieron haber recibido a lo largo de toda la vida.  


 


Para los dermatólogos, bastan 10 minutos diarios al sol, para recibir los beneficios del sol en el cuerpo, como la formación de vitamina D. Todos los demás baños de sol, pueden ser considerados un exceso innecesario y, si son muy frecuente, se  habla de sobreexposición, lo cual eleva el riesgo.


 


De allí que la campaña lleve como mensaje clave la frase "la piel no olvida", con el objetivo de hacer notar que un poco de sol cada día va sumándose en la piel hasta el punto en que puede generar envejecimiento prematuro –como arrugas marcadas, piel reseca y manchas- hasta cáncer.


 


Esto quiere decir que las personas pueden llegar a tener cáncer de piel aunque nunca antes se hayan quemado la piel hasta escamarse o despellejarse, porque basta el efecto acumulado para que llegue un momento en que las células del cuerpo pierdan su capacidad regenerativa saludable y se malignicen.


 


Según la experiencia de los dermatólogos, la mayoría de los casos de cáncer de piel en Costa Rica son de personas blancas que trabajan al sol tales como: agricultores o personas que en la cuidad se exponen al sol, como pueden ser los choferes, los trabajadores de la construcción, los vendedores ambulantes o las personas que hagan deporte diario al sol.


 


De hecho, los casos atendidos de la CCSS más frecuentes son personas que trabajan al sol en la agricultura en las montañas de San José, Alajuela y Heredia. Sin embargo, hay casos en todo el país y en muchas profesiones u oficios donde se exponen al sol a diario y es necesario llevar el mensaje de protección.


 


Es por esto que la actividad se realiza con choferes, aunque la recordación a cuidarse se extiende a todos los trabajadores al sol y a todas las personas que hacen labores al sol, desde los mandados del hogar hasta trabajos formales.


 


La CCSS ha realizado actividades educativas semejantes con trabajadores del campo en varios sitios de alta incidencia en varias comunidades del país y, de una manera más amplia, se inserta dentro de las campañas que se hacen en todas los establecimientos de salud, como parte de la prevención de la enfermedad.


 


Siempre hay riesgo, siempre debe haber cuidado


 


Según la dermatóloga Roxana Gaspar, especialista en cáncer de piel, el trabajo al sol tiene además un aspecto de alerta importante a destacar, porque es un riesgo que va en contra de la medición usual que se hace del riesgo a partir de los sentidos.


 


La doctora destaca que el cielo nublado y la temperatura baja crea una falsa sensación de seguridad, cuando en realidad, aunque esté nublado y haga frío, la radiación está presente y causa daño a la piel.


 


“El riesgo de sobreexponerse a la radiación está en todo el país y en todas las zonas, durante todo el año” dice la doctora Gaspar Taylor del Hospital Calderón Guardia para alertar a toda la población a cuidarse de la radiación solar. 


 


La doctora Gaspar, enfatiza los medios de protección:


 


Además del uso de barrera física (sombrero, sombrilla), es importante el uso de anteojos oscuros para proteger el ojo de la radiación solar. Como manera complementaria se puede usar crema de filtro solar, de preferencia con factor de protección mayor a 30 y aplicada uniformemente 20 minutos antes de salud y reaplicada cada dos horas.


 


Asimismo, la doctora Gaspar enfatiza que el cuidado de la piel debe ser integral. Y señala otros cuidados diarios necesarios para tener piel sana, como la hidratación constante con agua pura, hacer ejercicio frecuente y comer saludable, especialmente comer más frutas y verduras y tomar una actitud de consumir menos grasas y harinas. Además, hay que evitar el fumado. El tabaquismo afecta la piel de muchas maneras negativas, incluyendo la coloración y olor y, principalmente, disminuye la capacidad de la piel de autorepararse.


 


Autoexamen y Autocuidado


 


El deseo de cuidarse para evitar el cáncer de piel tiene por objetivo es evitar la sobreexposición al sol. Y, en términos de detección temprana, los doctores recomiendan vigilar los cambios en la piel para estar atentos a signos que puedan dar señal de cáncer.


 


Por ejemplo, los médicos recomiendan la vigilancia de los lunares, pues la radiación ultravioleta puede hacer que algunos lunares benignos se vuelvan malignos con los años o que aparezcan lunares malignos en cualquier momento de la vida.


 


Para reconocerlos, los especialistas hablan de la fórmula del ABCD, que significan darse cuenta si los lunares cambian de un mes a otro por ser: Asimétricos, esto es disparejos, que na mitad no sea igual a otra; Bordes, que no sea parejos sino con muestras o protuberancias en expansión; Color, que sean de varios colores es más riesgoso a que sean de uno solo; Diámetro, que su tamaño crezca y pase en poco tiempo a tener más que el tamaño del borrador de un lápiz común.


 


Si algunos de los lunares viejos o nuevos evolucionan de esa manera, hay que reportarlos en la consulta del ebáis y, si hay sospecha de cáncer, el doctor los remitirá al servicio de dermatología con nota de alta sospecha, por lo que tendrán atención prioritaria, según las normas de atención institucionales para este tipo de cáncer de piel.


 


Como la evolución de un lunar es importante, los médicos recomiendan el autoxamen de piel cada mes, el cual consiste en revisarse el cuerpo desnudo con ayuda de un espejo de mano frente a un espejo de cuerpo entero. Este ejercicios de observación de manera metódica y continuada le permite conocer la evolución de algún lunar o de alguna lesión que puede dar sospecha.