Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

Aseguran que Costa Rica debe avanzar en la creación de una cultura de cotización para una pensión



  Xinia Bustamante Castillo       Dic 04, 2018  |  07:14 PM      357   Pensiones

Don José María Hernández Araya comenzó a cotizar desde el inicio de su vi da laboral reportando sus ingresos reales y después 38 años de laborar obtuvo su derecho de pensión por el Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

A sus 24 años, siguió el consejo de su padre de cotizar “pues era la forma de garantizarnos un ingreso en nuestra vejez”, comentó don José María.

Durante su vida laboral hubo gente que en el camino le recomendó excluir algunos rubros dentro de lo que cotizaba a la CCSS.   Sin embargo, las palabras de su padre pesaron más y con agradecimiento las parafraseó:

“No cometas ese error- me dijo- mejor que todos tus ingresos vayan porque va a ser la pensión de tu futuro, va a ser tu seguridad de cuando estés viejo”.

Don José María es un convencido de la importancia que la gente cotice. 

“Finalmente cuando llega el momento en que las energías ya no son las mismas, merecemos un descanso y es cuando la pensión es muy importante”.

El testimonio de don José María refuerza lo que plantea el licenciado Ubaldo Carrillo Cubillo, director de Pensiones de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), quien explicó que el monto de la pensión básica por vejez del IVM que recibirán las personas dependerá de cuánto aporte y del salario reportado a lo largo de su vida laboral.

Carrillo fue enfático al decir que “cada cotización vale”, pues el monto de la pensión se calcula con los últimos 240 salarios reportados a la Caja, donde los cotizantes con un salario promedio de ¢500,000.00 , reciben de pensión básica un 52.5 por ciento del salario de referencia, esto por los primeros 20 años cotizados, más un punto porcentual por cada año adicional cotizado.

“Por ejemplo, una persona que cotizó 30 años obtendrá 52,5 por ciento por los primeros 20 años y 10 por ciento por los diez años adicionales, para un total de porcentaje de pensión de 62.5”, explicó el director de pensiones de IVM.

Actualmente cerca de 800 mil trabajadores que se encuentran en el sector informal no cotizan al régimen IVM, lo cual es preocupante, según Carrillo, lo que demuestra la falta cultura de cotización para una pensión.

Según el funcionario es importante que los trabajadores asuman la responsabilidad de aportar para la pensión desde que inician su vida laboral y de acuerdo con los ingresos reales.

 “La pensión es el reflejo del salario promedio con que coticé a lo largo de mi vida laboral. La gente debe tener presente que entre más cuotas tenga más pensión, a menos cuotas menos pensión”. añadió el funcionario.

Algunos comienzan a cotizar tarde a la Seguridad Social, como es el caso de don Miguel Morera Porras, quien desde sus trece años trabajó en fincas administrando ganado.

 “En esa época “no era obligatorio asegurar a los trabajadores y uno nuevo no le ponía mucha importancia a tener pensión”, comentó don Miguel.

“Mi familia es de Llano Bonito donde mi papá trabajaba en una finca, luego nos trasladamos a la zona de Toro Amarillo, así que me sacaron de la escuela para trabajar”, contó.

Tuvo varios patronos a lo largo de su vida laboral y fue hasta la edad de 30 años que fue asegurado. “Fue una gran cosa que me aseguraran, pues pensé que algún día podría disfrutar de una pensión”.

Al cumplir 73 años don Miguel pudo pensionarse. “Si me hubieran asegurado desde que comencé a trabajar, me hubieran sobrado cuotas”, expresó.

Don Miguel se mantiene activo, “hago trabajitos en lo propio o doy ayuditas, pero uno ya no da la misma talla de hace 40 años. A estas alturas de mi vida, uno para ganarse un jornal “ya no da bola”.

Comentó que “la pensión es un ingreso importante, a uno mayor es lo que le queda y además tiene todas las facilidades del seguro de salud”.

Don Ubaldo Carrillo coincide en que el pensionado IVM “puede gozar de los diferentes beneficios que brinda el sistema de la seguridad social”.

Igualmente mencionó que algunas personas se llevan la sorpresa al momento de solicitar la pensión de que alguno de los patronos no reportó cuotas e incluso ninguna.  En este sentido, el consejo para evitar estas situaciones es verificar habitualmente el reporte oportuno de cuotas y el monto de salario, “eso lo vamos a agradecer en la vejez”, acotó Carrillo.

Consejos para las personas jóvenes para que a futuro tengan una pensión que refleje sus ingresos.

La primera recomendación es registrarse en planillas de la seguridad social desde el primer momento que comienza a trabajar. “Se debe comprobar que desde que puso el primer pie en el trabajo, ya está en planillas y cotizando para la CCSS. Es una obligación del patrono”.

Lo segundo es cotejar que están reportando el salario correcto. “Si el salario es menor, debe reportarlo a la Sucursal de la CCSS más cercana, porque eso afectará su futura pensión”.

Asimismo, Carrillo fue enfático al señalar que los periodos de incapacidad no se contabilizan al seguro de pensiones, salvo por maternidad. “Los trabajadores deben tener en cuenta que los periodos de incapacidad no suman” acotó.

De igual manera aclaró que los periodos de cambios de empleo tampoco se consideran. “Quienes tienen diferentes trabajos a lo largo de su vida deben saber que el tiempo que dure en pasar de un trabajo a otro no forma parte de las cotizaciones a la pensión”.