Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

CCSS abrirá clínicas de cesación de fumado en todos sus hospitales



  María Isabel Solís Ramírez       Set 17, 2014  |  04:50 PM      3563   CCSS

A partir del 2015 y en forma progresiva,  todos los centros hospitalarios de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) tendrán su propia clínica de cesación de fumado, con la finalidad de apoyar a las personas fumadoras que tienen interés en abandonar esa adicción.



Con ese propósito, cada centro hospitalario tendrá que conformar un equipo interdisciplinario para iniciar este proceso que procura que cada vez más costarricenses abandonen el tabaquismo.  De acuerdo con datos institucionales, la prevalencia del fumado en la población mayor de 20 años es de 14.2%.


El tabaco es uno de los factores de riesgo más importante en la gestación  de las dos principales causas de muerte en Costa Rica: las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.


También está relacionado con otros padecimientos como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedades cerebrovasculares, prematuridad, bajo peso al nacer, manchas en los dientes, infertilidad, impotencia, osteoporosis, menopausia prematura, exacerbación de crisis asmáticas, arrugas en la piel, entre otros.


De acuerdo con la doctora María del Rocío Sáenz Madrigal, presidenta ejecutiva de la CCSS, la Institución tiene la obligación legal de proporcionar a la población este soporte para abandonar el tabaco, tras la aprobación de la ley 9028: “Ley General de Control del Tabaco y sus efectos nocivos en la Salud”, aprobado en el 2012.


Según la jerarca de la CCSS, adicionalmente la institución tiene varios frentes de lucha contra el tabaco con el objetivo de prevenir la iniciación del fumado en la población infantil y adolescente, la promover los factores protectores contra el tabaco y también se planea la introducción de un medicamento que se emplea para el tratamiento de la dependencia a la nicotina en casos seleccionados por los profesionales en ciencias médicas.


Refuerzo a clínicas de cesación de fumado


En este momento, la CCSS cuenta con clínicas de cesación de fumado en los hospitales México,  San Juan de Dios, Calderón Guardia, San Rafael de Alajuela y San Vicente de Paul y están por abrirse a finales del 2014 y a inicios del 2015 otras clínicas en los hospitales Monseñor Sanabria de Puntarenas, San  Carlos, Guápiles, Nacional Psiquiátrico,  Fernando Escalante Pradilla en Pérez Zeledón, Max Peralta de Cartago y Guápiles y las restantes se irán abriendo progresivamente hasta el año 2016.


Con ese propósito, el 19 de noviembre se realizará un taller donde se ofrecerá una inducción a los equipos de los centros médicos que hasta el momento no cuentan con clínicas de cesación de fumado y quienes asumirán la responsabilidad de implementar las clínicas de cesación de fumado.


La CCSS respaldará la apertura de estas clínicas de cesación de fumado con material didáctico, colchonetas, equipo audiovisual y equipo para la valoración de la condición respiratoria del paciente a través del Proyecto de Fortalecimiento del cáncer en la red de la CCSS.


En las clínicas de cesación de fumado, se proporciona a los fumadores un abordaje conductual para que pueden abandonar su dependencia a la nicotina y llevar así hábitos de vida más saludable.


Durante las sesiones de trabajo que ofrecen las clínicas de cesación de fumado, se les ofrece a los fumadores la posibilidad de que desarrollen habilidades y destrezas para lograr y mantener la cesación y generar redes de apoyo social tanto del grupo terapéutico al que pertenecen como fuera de él.


En estas terapias participa un promedio de 15 personas y en ellas un  grupo de diferentes disciplinas ofrece información muy diversa sobre las consecuencias del tabaco y el impacto de esta adicción en la salud individual y colectiva.  La meta es atender a unas tres mil personas por año cuando estén funcionando la totalidad de las clínicas de cesación de fumado.


También se les practica una prueba que se conoce como espirometrías para verificar cómo está la función pulmonar y además reciben información sobre nutrición y hábitos saludables de vida.  En estas clínicas participan médicos, enfermeras, psicólogos, nutricionistas, trabajadores sociales, entre otros especialistas.


A los pacientes que lo ameriten, se les ofrecerá la medicación respectiva y las recomendaciones correspondientes para dejar de fumar. Las sesiones se ofrecen durante ocho semanas y cada una de ellas dura un promedio de tres horas.


Las personas que quieren participar en estas clínicas deben cumplir los siguientes requisitos: ser asegurados, mayor de 18 años,  deseos de dejar de fumar y que esté dentro del área de atracción de cada centro médico.


De acuerdo con los especialistas existen múltiples razones para dejar de fumar, entre ellas:


1. Se reduce  el riesgo de padecer cáncer de pulmón, laringe, faringe, boca, labio, esófago, vejiga, páncreas, cuello del útero…
2. Bajan las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares que me pueden causar una muerte prematura como el infarto cardiaco y cerebral.
3. Disminuyen las posibilidades de sufrir una crisis asmática, una neumonía y de padecer una enfermedad que se conoce como Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).
4. Se protege a las personas que lo rodean de sufrir el impacto de ser fumador pasivo.
5. No se manchan los dientes.
6. Se reduce la posibilidad de que se hagan arrugas prematuras.
7. Se evita el riesgo de infertilidad.
8. Se reduce el riesgo de aborto espontáneo.
9. Baja la posibilidad  una menopausia temprana.
10. Disminuye el riesgo de osteoporosis.