Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

CCSS adquiere unidad médica móvil única en el país



  Gerald Iván Montero Rony       Oct 13, 2016  |  06:42 PM      3555   CCSS

Con el objetivo de asegurar la prestación de servicios de salud en situaciones de emergencia y desastre, como terremotos, inundaciones o emergencias sanitarias, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), adquirió una moderna unidad médica móvil, que, desde esta semana, se encuentra disponible para ser trasladada a cualquier comunidad del país.

Según explicó el Dr. Daniel Quesada Rodríguez, coordinador del Centro de Atención de Emergencias y Desastres (CAED) de la CCSS, la unidad médica móvil es un conjunto de instalaciones tipo carpa que, en este caso, son fácilmente desplegables y poseen condiciones idóneas para atender personas.

“Antes los hospitales de campaña tardarán siete días en llegar al país y tres en instalarse… y cuando ya estaba instalado, la emergencia ya había pasado. Ahora la instalación tarda solo dos horas, trabajando un total de cinco brigadistas por módulo”, comentó el médico.

La doctora María del Rocío Sáenz Madrigal, presidenta ejecutiva de la CCSS, dijo que estas instalaciones móviles tuvieron un costo que ronda los $700 mil y poseen condiciones que le garantizan autonomía total, incluso en casos de suspensión de los servicios públicos básicos.   La jerarca de la CCSS precisó que de esta manera la institución garantizará la calidad y la oportunidad de la atención en un momento en que la respuesta institucional debe ser muy rápida.

El doctor Quesada del CAED comentó que dos hechos puntuales impulsaron a la institución a adquirir este equipamiento: el terremoto de Cinchona  (ocurrido el  8 de enero de 2009) y el terremoto de Nicoya (del 5 de setiembre de 2012).

“En Cinchona todos los heridos fueron llevados a San Miguel de Sarapiquí y ahí hubo que improvisar el puesto de atención médica en una casa que nos prestaron, en condiciones inadecuadas. En el de Nicoya, el edificio más afectado fue el hospital de Puntarenas, donde se perdieron las salas de operaciones, por lo que no había dónde hacer cirugías de emergencias ni donde atender partos o realizar cesáreas, hubo que improvisar en la clínica de Barranca la sala de operaciones de emergencia y la sala de partos de emergencia, nuevamente las instalaciones no eran las más adecuadas”, dijo.

Agregó que “con esta unidad móvil podemos nosotros (CCSS) habilitar salas de operaciones en cualquier centro del país, siempre que se cuente con apoyo logístico del hospital”.

La instalación móvil está compuesta por seis módulos (cuatro de 53 m2 y dos de 27 m2) y en ellos se ubicarán: la sala de espera, el servicio de clasificación de pacientes, la atención de pacientes, la sala de shock para atención de pacientes graves y un espacio para la permanencia y descanso del personal de salud.

Sobre el diseño, el funcionario destacó que los vinilos, con excepción del piso y los faldones, nunca tocan el suelo, lo que garantiza condiciones de inocuidad, Además, a solicitud de la CCSS, esta unidad posee curvas sépticas, por lo que los fluidos corporales que se derramen dentro nunca van a salir al exterior de la carpa, ni quedarán acumulados en las estructuras de aluminio.

Aunado a este diseño innovador, esta unidad es la única de las existentes en el país que posee grado médico y un diseño y equipamiento adecuados para atender todo tipo de personas.

Los módulos fueron construidos con aluminio aeronáutico de alta resistencia y los vinilos utilizados poseen tratamientos que evitan el desarrollo de hongos y bacterias, los desgarres en el material y la generación de fuego; a la vez que aíslan el calor.

Por su parte, las ventilas de los módulos están diseñadas para que no generen condensación y la totalidad de la luces instaladas son frías y puede regularse su luminosidad. “Esta unidad cumple con todas las regulaciones nacionales en materia eléctrica”, enfatizó el Dr. Quesada Rodríguez.

El funcionario comentó que, durante esta semana, se está capacitando en el ensamblaje de los módulos a un grupo de 90 brigadistas, provenientes de diversas regionales del país y de los hospitales nacionales. Quesada comentó que la intención es, durante los próximos meses, se realicen ensayos en diferentes puntos del país, de manera que se pueda entrenar un número mayor de funcionarios y se pueda determinar, en las propias comunidades, posibles lugares de instalación y de suministro de agua y electricidad,  en caso de ser necesario.

Las 18 cajas de 200 kilogramos -cada una- que conforman la unidad se encontrarán almacenadas en las instalaciones del Almacén General de la CCSS y desde ahí serán trasladadas, por vía aérea o terrestre, hacia cualquier punto del país.