Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

CCSS incorpora nuevas fórmulas para mantener a la población bajo su lupa



  María Isabel Solís Ramírez       May 02, 2017  |  09:02 AM      3111   CCSS

Atención por ciclos de vida, captación de personas con enfermedades crónicas, nuevos tamizajes, nuevos esquemas de aseguramiento, de gestión y de atención…son algunas de las estrategias que está incorporando la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para caminar hacia la sostenibilidad y cobertura universal y mantener bajo la lupa  la salud  de población.

Estas nuevas apuestas institucionales  fueron expuestas por la doctora María del Rocío Sáenz Madrigal, presidenta ejecutiva de la CCSS, durante el Primer  Encuentro de Gestores de la Seguridad Social que se desarrolló esta semana en el país y en el que participaron representantes de Honduras, Guatemala, Belice, Panamá y Costa Rica.

La doctora Sáenz Madrigal explicó que la búsqueda de la cobertura universal y de la sostenibilidad institucional en Costa Rica no son la meta, sino el camino que decidió tomar el país desde hace 75 años.   La funcionaria recordó que en los años cuarenta la cobertura de atención de la CCSS era del 3.44% de la población y en este momento, la CCSS posee la cobertura más elevada de la subregión: 94.9%.

La presidenta de la CCSS informó que, en este momento, la institución está analizando nuevas fórmulas que le permitan la protección de grupos de difícil aseguramiento tales como: los trabajadores agrícolas, los recolectores de café, los microempresarios y las trabajadores domésticas.

 En relación con este último grupo, está por aprobarse el reglamento por parte de la Junta Directiva de la CCSS para iniciar el proceso de implementación.  Cabe destacar que las trabajadoras domésticas son las que tienen el menor porcentaje de aseguramiento el cual no supera el 30%.

En el ámbito de la atención en salud, explicó que la institución está poniendo al servicio de la población diversos programas de que tienen por objetivo detectar precozmente algunas enfermedades y condiciones, con el objetivo de proporcionar un tratamiento oportuno.   Como parte de esta estrategia, citó el tamizaje neonatal para la detección de malformaciones cardiacas críticas, el tamizaje  auditivo y el de mama y colon, estos últimos arrancaron ese año, y  pretenden buscar a personas portadoras de esos tumores  en forma activa y reducir complicaciones.

También está haciendo un gran trabajo para ganar un año de vida saludable mediante programas de promoción de la salud, prevención de la enfermedad y de control de los padecimientos crónicos y uno de los retos actuales es captar, por ejemplo, a las personas diabéticas y mantenerlos bajo la lupa para reducir complicaciones.  “La opción que tenemos es incidir sobre el comportamiento y los determinantes ambientales que son los que se pueden modificar”, destacó la doctora Sáenz.

En este sentido, citó los planes de atención cardiovascular, el nuevo abordaje de personas con diabetes y de salud mental que instauró recientemente.  En este último caso, se crearon Equipos Integrales de Salud Mental (EISAM) que están ofreciendo una atención integral a diversas comunidades del país con adicciones, problemas conductuales  y de comportamiento.

Como parte de esta estrategia institucional tendiente robustecer la calidad de la atención, se abrieron fondos especiales para mejorar las condiciones de las maternidades de todo el país y adicionalmente, se planteó el nuevo modelo de atención de la mujer embarazada, el parto y el puerperio.  La CCSS, dijo, tiene en ejecución en la provincia de Limón un proyecto de Fortalecimiento del Modelo de Prestación cuyos resultados irradiarán a todo el país.

Dentro del  menú de transformaciones planteadas por la doctora Sáenz mencionó el Plan de Atención Oportuna que incorpora un conjunto de estrategias para agilizar la atención, entre ellas:

  • Jornadas de producción en horario vespertino.
  • Incremento de la cirugía ambulatoria.
  • Depuración y mejoramiento de registros.
  • Digitalización de procesos mediante la expansión del proyecto EDUS-ARCA.
  • Alianzas entre hospitales.
  • Derivación de pacientes a otros establecimientos de salud
  • Incorporación de especialistas en las zonas rurales.
  • Aumento de la capacidad de respuesta del primer y segundo nivel.
  • Equipamiento del primer y segundo nivel de atención.
  • Incorporación de medicamentos que constituyen ventajas terapéuticas para los pacientes.
  • Protocolos de referencia que permitan que pacientes con necesidades  especiales puedan referirse desde el primer nivel de atención al tercer nivel.
  • Cambios en la prescripción de medicamentos.

La doctora Sáenz recordó también los esfuerzos que se están haciendo para darle sostenibilidad del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) con el establecimiento de una hoja de ruta.  Este régimen tiene una cobertura del 65%, que es una de las más altas de América Latina, pero dijo que aún falta más y por eso se está trabajando en nuevas fórmulas que permitan proteger a grupos que en este momento no están abrazados bajo el IVM.