Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

CCSS introduce prueba para conocer el riesgo futuro de cáncer del cuello de útero



  José Mairena Morera       Nov 25, 2015  |  03:12 PM      1798   Cáncer

Aspan style="font-size: 12.16px; line-height: 1.3em;">A partir de mañana, la Caja Costarricense de Seguro Social introducirá, por primera vez en los ebáis, la prueba para detectar si una persona ha sido infectada por el virus del papiloma humano e identificar el tipo específico de virus, lo que permitirá detectar el riesgo futuro de presentar un cáncer de cérvix.


 



Tras ser aplicada a nivel hospitalario, el plan piloto en las sedes de los Equipos Básicos de Atención Integral en Salud ( Ebáis) comienza en San Rafael y Barranca de Puntarenas, con el objetivo de alcanzar a 500 mujeres voluntarias entre 30 y 64 años y, más adelante, extender el programa al resto de las comunidades del país.


 


“Conocer con precisión el riesgo le permite a la institución  ofrecer a las pacientes un tratamiento oportuno o un seguimiento más estricto, lo cual tendrá un efecto positivo en su salud porque evitará el cáncer” dice el doctor Alejandro Calderón, médico a cargo del programa.


 


Detección del tipo de virus es la primera clave:


 


Existen más de cien tipos del virus del papiloma humano. La mayoría de ellos no produce efectos en el cuerpo, son benignos y lo que pueden favorecer es la aparición de verrugas genitales; sin embargo, hay cerca de 13 virus de papiloma relacionados con el desarrollo de cáncer del cuello del útero. 


 


Junto a la prueba, el programa incluye educación sobre el riesgo de enfermedad, pues es importante entender que, para que haya cáncer de cérvix, la mujer tuvo que haber sido infectada por algunos tipos del VPH en el pasado.


 


Sin embargo, el detectar a una mujer con alguno de los VPH de alto riesgo o malignos no significa que tenga cáncer, lo que indica es que hay un riesgo mayor de tenerlo y que se pueden tomar medidas para evitarlo.  Las mujeres con el virus presente no están enfermas solo por tenerlo, pero algunas de ellas podrían llegar a estarlo en el futuro. El desarrollo del cáncer ocurre en un proceso a lo largo de varios años y de allí  la importancia de medidas que impidan el desarrollo de la enfermedad, dice el doctor Calderón.  


 


Puesto que no hay tratamiento contra el virus,  la gran oportunidad de la prueba de alta tecnología es detectar la presencia de un virus de alto riesgo, para darle seguimiento necesario y tratar lesiones antes de ellas lleguen a ser cáncer.


 


La prueba es de aplicación similar a la del Papanicolaou; sin embargo, mientras la citología tradicional ve los cambios en las células que podrían revelar lesiones pre o cancerígenas, la prueba del VPH revela la presencia del virus a partir de la detección de su ADN. 


 


Una vez detectado la presencia del virus se completan los estudios para ver el riesgo y planificar la intervención, según varias opciones para cada paciente. 


 


Por ejemplo, puede mandar a hacer una colposcopía, un examen en el cual se usa un instrumento que ilumina y magnifica el cuello uterino para que un médico pueda observar las células del cuello uterino directamente, y saber si ya se han formado lesiones riesgosas.


 


Prueba y virus de alto riesgo


 


La sola presencia del VPH de alto riesgo no significa que la persona vaya a tener cáncer. En muchos casos, aún la infección por virus de alto riesgo se resuelve espontáneamente porque el cuerpo se cura solo y no causa problemas de salud. Sin embargo, una de cada diez mujeres infectadas con VPH de alto riesgo presentan una infección persistente que puede ponerlas en riesgo de cáncer.


 


Preguntas frecuentes:


 


¿Cuál es la diferencia entre Papanicolaou y prueba del VPH?


 


La prueba del Papanicolaou o citología es una prueba en la cual se miran las células al microscopio y se da un informe de acuerdo con las características de forma tamaño y otras particularidades de las células de la muestra.


 


La prueba del VPH detecta directamente la presencia del virus en la muestra, e indica si es uno de los virus de mayor riesgo.


 


Es decir, el PAP nos permite detectar lesiones que han sido producidas por la infección por el virus, mientras que la detección del ADN del VPH es un paso previo a la presencia de estas lesiones y permite una mejor detección de mujeres en riesgo de desarrollar cáncer de cérvix.


 


¿Existen tratamientos para los problemas de salud que puede causar el VPH?


 


1. Las verrugas genitales pueden ser tratadas por el médico en el ebáis. Si no se tratan, las verrugas genitales pueden desaparecer, quedarse igual o aumentar en tamaño o cantidad.


 


2. Las lesiones consideradas precáncer de cuello uterino puede tratarse con medicamentos o removerse con frío o calor. Las mujeres que se hacen en forma periódica la prueba de Papanicolau y tienen un seguimiento adecuado pueden identificar problemas antes de que aparezca el cáncer. La prevención es siempre preferible al tratamiento.


 


3. Otros tipos de cáncer asociados al VPH también se pueden tratar más fácilmente si se diagnostican y tratan en las etapas iniciales.