Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

CCSS plantea ajustar casado tradicional costarricense para proteger salud cardiovascular



  María Isabel Solís Ramírez       Set 24, 2013  |  09:24 PM      2838   CCSS

La necesidad de ajustar el casado que tradicionalmente, se consume en Costa Rica, están planteando especialistas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), como un mecanismo de protección contra las enfermedades cardiovasculares, que constituyen la primera causa de muerte en el territorio nacional.



De acuerdo con la doctora María Eugenia Villalta Bonilla, gerente médica, el impacto de las enfermedades cardiovasculares es muy alto en Costa Rica y por ello es urgente que la población comprenda la importancia de comer saludablemente y mantenerse activa.


Tanto la doctora Villalta como la doctora Maricruz Ramírez Di Leoni, nutricionista del programa de Promoción de la Salud de la CCSS, explicaron que lamentablemente, la población costarricense tiene hábitos de alimentación que ponen en peligro su salud y la hacen más vulnerable a sufrir padecimientos crónicos.
 
 Según el doctor Roy Wong, epidemiólogo de la CCSS, las personas con un peso normal que pasan a la categoría de sobrepeso tienen 2.4 veces más probabilidades de ser diabético y para quienes suben a la categoría de obesidad, esa probabilidad se incrementa en 5.4 veces.


  En relación con la hipertensión el riesgo de pasar de un peso normal a sobrepeso se incrementa en un 50% y en el 100% cuando se pasa a obesidad.


De acuerdo con los datos aportados por el Área de Estadísticas de la Salud, en el 2012,  se registraron  20.938 egresos, es decir un promedio de 57 egresos diarios en los distintos hospitales institucionales, la cuarta parte  de ellos son producidos por enfermedades isquémicas del corazón.


Maricruz Ramírez Di Leoni dijo que desgraciadamente el tico está consumiendo una alimentación muy rica en grasas, azúcares y sal y se está volviendo menos activo: ambas prácticas se potencian y son factores de riesgo para la gestación de enfermedades que están afectando su calidad de vida.


Ramírez explicó que el casado tradicional costarricense,  se  estableció en una época  en la cual la población era muy activa, sin embargo, conforme la actividad laboral se fue diversificando, ese patrón cambió: ahora la población es más sedentaria y ya no hay tanto gasto energético como el que había en el pasado.


Reeducar en materia nutricional


A su juicio, es necesario reeducar a  la población costarricense en lo referente a la alimentación, pues en esta materia ha habido una falla  sobre lo que representa la buena alimentación.  La profesional sostuvo que es  urgente hacer conciencia sobre lo que se come versus sabor, antojos, preferencias.


Una de las mayores preocupaciones de la especialista es que en muchos hogares ya no se cocina, sino que los alimentos se compran y con frecuencia se recurre a las comidas rápidas que son muy altas en grasa, azúcares, sal y harina.


El “casado”, explicó, se debe ajustar a lo que los nutricionistas conocen como “plato saludable”,  un plato de comida tradicional, cuyas cantidades son adecuadas para mantener una alimentación saludable y sin exceso.


Se trata de un plato que se debe componer de la siguiente manera: una cuarta parte del plato deben ser productos de origen animal, la otra cuarta parte debe ser de cereales o verduras harinosas y la mitad restante debe estar integrada por vegetales y frutas. 
Las especialistas destacaron, que desgraciadamente los costarricenses adoptaron una serie de hábitos de alimentación que constituyen verdaderas bombas de calóricas.


 Para las autoridades de la CCSS, la adopción de hábitos saludables de vida no se puede postergar más, de lo contrario estos padecimientos pasarán la factura a edades cada vez más tempranas.


Precisamente, con el propósito de revertir la situación, la CCSS estableció comisiones locales de promoción de salud en las diversas áreas de salud para promover un estilo saludable de vida en los escenarios escolares, laborales, comunales y familiares.
 
 Estas comisiones tienen que abordar a la población entre 18 y 64 años con actividades relacionadas con la alimentación saludable y la actividad física.  De acuerdo son Silvia Urrutia, coordinadora del programa de Promoción de la Salud,   se les ofrece la metodología y la guía sobre cómo promover estas acciones y  de esa manera mantener la salud.


A juicio de los especialistas es necesario desechar ciertas prácticas y asumir otras para protegerse de diversos padecimientos, entre ellos los  cardiovasculares:


Las que debemos abandonar:


• No comer en menos de 20 minutos.
• No adicionar mayonesa a las verduras y ensaladas.
• No someter al organismo a largas horas de ayuno.
• No hacer del plato una montaña.
• No utilizar aderezos preparados sobre la base de  mayonesa.
• No ocultar los sabores originales de los alimentos con el uso de salsa ricas en grasas y azúcares.
• Eliminar el salero de la mesa.
• No adicionar azúcar a los frescos.


Prácticas que se deben realizar


• Los espaguetis deben consumirse con vegetales.
• En lugar de postres, se deben consumir frutas frescas.
• Se debe utilizar un plato pequeño para tener la sensación de tener un plato muy lleno.
• Las ensaladas verdes deben consumir antes con el propósito de producir  sensación de llenura.
• El plato debe tener la mayor cantidad de colores posibles para garantizar que haya variedad de nutrientes.
• Se deben utilizar salsas naturales.
• Se debe consumir un vaso de agua antes de sentarse a almorzar o a cenar.
• Se deben mantener los cinco tiempos de comida
• Las meriendas deben incluir  fruta, yogur o  un paquete de galletas no azucaradas.
• Utilizar aderezos como vinagreta.
• Hay que aprovechar los sabores naturales.


De acuerdo con los especialistas, es urgente reentrenarse en lo que respecta a la alimentación, de lo contrario, la población costarricense se convertirá en candidata a padecer enfermedades cardiovasculares cada vez más temprano.