Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

El riesgo por cáncer de piel es en todo país y todo el año



  José Mairena Morera       Ene 15, 2013  |  06:35 PM      3080   Cáncer

Lspan style="line-height: 1.3em;">La Caja Costarricense de Seguro Social pide a la población evitar la sobreirradiación solar y mantenerse atentos a detectar el cáncer de piel a tiempo, sin dejar de disfrutar del aire libre.



El cáncer de piel es el más común de los tipos de cáncer en el país: se registran seis nuevos casos de cáncer de piel al día y el fallecimiento de seis personas mensuales.


“La amenaza está en todo el país, todo el año y hay tanto peligro en un día despejado como un día nublado y tanto riesgo en la playa como en la montaña, por lo tanto, hay que aprender a disfrutar del sol sin causarle daño a la piel”, enfatizó Sergio Cortés, dermatólogo del Hospital Calderón Guardia. 


Aunque el cáncer de piel es el más común entre los costarricenses, y ha crecido en un 25% en la primera década del siglo, es prevenible y tratable cuando se detecta a tiempo. Eso implica un reto familiar para inculcar hábitos saludables al disfrutar del aire libre, sin provocarle daños comunes, como el envejecimiento prematuro de la piel y los tumores.


Prevención. Extremar los cuidados de la piel solo cuando van de paseo a la playa es uno de los errores frecuentes de las familias en las normas de auto cuidado que deberían de implementarse desde niños. Costa Rica recibe mayor radiación UV en las montañas que a nivel del mar.  A una altura de 1500 metros, existe entre un 20% a 40% más radiación UV que en la playa.


Otro error muy frecuente es no protegerse porque el día está nublado. Esto es incorrecto pues las nubes no bloquean efectivamente la radiación UV (solo un 50%) y la persona puede sufrir quemaduras severas si está expuesta largo tiempo.


Aunque hay casos registrados en todo el país, hay lugares con reporte de casos superior al promedio nacional, como: Coto Brus, Pérez Zeledón, Turrubares, San Ramón, Belén, Flores, y Heredia Centro. “Es importante recordar que cuanto más clara la piel, más riesgo hay” dice el doctor Cortés.  Se dice que el principal problema son los campesinos blancos de las zonas altas.


El doctor Cortés destaca la educación en edad temprana: no podemos esperar a ser mayores para cuidarnos, tenemos que comenzar la prevención desde niños, porque la sobreexposición produce envejecimiento prematuro, manchas y puede llegar al cáncer. “Tomar sol en exceso es la mejor forma de secar la fuente de la juventud”, sentenció el médico especialista.


La piel nunca olvida el sol que ha recibido desde que una persona nace. A los 18 años, muchas personas ya han recibido la radiación ultravioleta que le tocaría a lo largo de la vida.


El doctor destacó tres momentos claves cuando la falsa seguridad lleva a malas prácticas:



  • Es posible que la gente confunda la frescura del día con bajo riesgo cuando la norma debería ser que entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde, momentos de la mayor intensidad ultravioleta, nadie debería exponerse al sol sin protección. 

  • Creer que el protector solar ofrece protección inmediata y permanente durante el día. En realidad, se aplica 20 minutos antes de exponerse al sol y se replica cada dos horas. Además, estudios han demostrado que las personas que utilizan protector solar con frecuencia lo emplean mal: en pocas cantidades, mal distribuidas y, confiadas, se exponen durante más tiempo al sol que las personas que no los utilizan siempre. 

  • Creer que estar bajo el agua es un factor de protección. En realidad, La luz ultravioleta atraviesa el agua hasta en 50 centímetros, aunque las personas se sientan frescas bajo el agua están recibiendo mucha radiación.


Otros datos importantes de prevención.



  • La Organización Mundial de la Salud no recomienda el bronceado en cámaras.

  • El uso de sombrillas para la lluvia no protege pues son permeables a la radiación UV.

  • Los sombreros que cubren el rostro, la cabeza, las orejas y el cuello son fáciles de usar y ofrecen una protección excelente. Los infantes y adolescentes tienden a usar gorras, pero la visera no protege las orejas ni el cuello. Si su hijo prefiere las gorras, asegúrese de proteger las áreas expuestas con un filtro solar.

  • Use anteojos protectores de sol. Las gafas de sol protegen los ojos de los rayos ultravioleta, que con el tiempo pueden causar cataratas. Busque anteojos que protejan los lados del rostro y que bloqueen casi el 100% de los rayos UVA y UVB.

  • La clave para mantener la piel sana y tersa radica en el cuidado diario desde edad temprana: use protector solar, use crema hidrante, esté en la sombra entre las 10 a.m. y las 2 p.m.

  • La piel deshidratada se vuelve seca, apagada, frágil y falta de elasticidad. Las cremas hidratantes por sí solas no son suficientes para mantener la piel sana y equilibrada. No existe la crema milagrosa. El uso de cremas debe ir acompañado de adecuada alimentación, beber agua en cantidad suficiente y un estilo de vida sano. Las bebidas azucaradas no se consideran una medida de hidratación.

  • Comer sano y el consumo constante de frutas y verduras en nuestra dieta diaria aporta un importante volumen de vitaminas y minerales que ayudan a conservar la elasticidad y la hidratación vital para la piel saludable.


Detección temprana. El doctor Cortés indicó que para detectar a tiempo el cáncer y tener mejor pronóstico de curación, las personas deben acudir al médico cuando alguna lesión en la piel no sana y cuando algún lunar cambie de apariencia. 


Cinco quemaduras antes de los 18 años aumentan en un 100 por ciento la posibilidad de cáncer en la piel, después de los 40 años.