Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

Especialistas consideran necesario fomentar espacios de convivencia familiar para proteger a los adolescentes



  María Isabel Solís Ramírez       Ago 14, 2014  |  02:58 PM      3066   CCSS

Al menos un tiempo de comida al día para fortalecer la convivencia  familiar debe realizarse en todos los hogares costarricenses, con la finalidad de proteger a la población adolescente contra una serie de riesgos que enfrenta esta población tal como el inicio temprano de consumo tabaco y otras drogas.



El doctor Alberto Morales Bejarano, director de la clínica del Adolescente del Hospital Nacional de Niños, explicó que la familia se convierta en uno los factores de protección que tiene la población adolescente y que está expuesta a una serie de riesgos relacionados con el consumo de drogas, trastornos de la alimentación e inicio de relaciones sexuales a muy temprana edad.


Morales Bejarano afirmó que el tiempo de comida,   se convierte en un escenario cotidiano, en el cual las personas jóvenes pueden expresar sus necesidades y plantear los problemas que los agobian en forma espontánea en su núcleo familiar.


El especialista en adolescencia afirmó que los jóvenes necesitan que los adultos los escuchen, requiere el acompañamiento de sus padres y madres y que les pongan atención en un espacio no programado.


El adolescente, de acuerdo con Morales Bejarano, debe sentir que no está solo y que cuenta con el respaldo de su papá, mamá y hermanos, si los tienen, en momentos de dificultad y felicidad y los tiempos de comida se convierten en un excelente espacio para que se produzca una comunicación fluida y cotidiana entre los miembros de la familia.


El médico dijo que este espacio de comida familiar también puede mejorar la alimentación saludable,  pues evita que este sector tan importante de la población consuma productos fuera del hogar que en muchas ocasiones están cargados de grasa, azúcar y sal.


El especialista dijo que está demostrada que la convivencia familiar es un factor protector para los adolescentes y que por ello en la clínica de Adolescente del Hospital Nacional de Niños se está fomentando para reducir el riesgo que tiene este grupo de asumir conductas que puedan afectar la salud.