Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

MAMOGRAFÍAS: a partir de los 45 años



  José Mairena Morera       Oct 19, 2015  |  03:04 PM      3514   Cáncer

Aspan style="font-size: 12.16px; line-height: 1.3em;">Aunque la mamografía es la herramienta más poderosa para detectar cáncer de mama, pues revela el tumor antes de que se pueda palparse y antes de presentar síntomas, está indicada rutinariamente para mayores de 45 años.


 



La edad para el comienzo de las mamografías se recomienda en virtud de que es posible que los cánceres no sean tempranamente detectados mediante esta técnica o que los riesgos de realizarse la mamografía superen el beneficio potencial de hacerlas antes de esa edad. 


 


Lucía Díaz, radióloga especialista en cáncer de mama del Hospital San Juan de Dios, asegura que "antes de esa edad, la mamografía es una prueba poco sensible y por eso los estudios internacionales solo han demostrado reducción de la mortalidad cuando se han realizado después de los  45 años.


 


La doctora explica que eso se debe a los cambios naturales de la mama a lo largo de la vida. El tejido mamario suele ser compacto en las mujeres jóvenes, característica que se mantiene hasta los 50 años, cuando la glándula pierde densidad, y eso hace que las mamografías ofrezcan, por lo general, imágenes relativamente fáciles de interpretar porque revela como mayor precisión las diferencias en la estructuras del tejido.


 


Además, el riesgo de sufrir cáncer de mama aumenta con la edad, de modo que la probabilidad de que la mamografía detecte un tumor también aumenta.  68% de los casos nuevos y el 89% de las muertes ocurren en mujeres con 50 años y más, a pesar de que la gran mayoría de la población femenina se ubica por debajo de los 50 años de edad en la pirámide poblacional.  


 


Al analizar el AVAD (años de vida ajustados por discapacidad) por grupos de edad, se reafirma lo anterior, entre mayor sea la edad mayor es el impacto, donde se afecta más el grupo de mujeres con edades entre los  60 y  70 años.


 


Según los estudios médicos, las mamas son más lúcidas y la mamografía sería una prueba diagnóstica más certera a partir de los 70 años. Pero se considera eficaz desde los 45 años, dependiendo de la capacidad y la experiencia del radiólogo que hace la observación y reporta el diagnóstico.


 


Antes de los 45 años, están los casos de excepción. El médico puede indicarle a una mujer joven el ultrasonido exploratorio u otra técnica de diagnóstico como primera línea de acción ante el reporte de alguna molestia y, en caso de duda o necesidad de mayor estudio, podría enviar a mamografía porque considera que el riesgo es aumentado y que podría manifestarse, de haber cáncer en evolución.


 


De hecho, mujeres con antecedentes de cáncer en la familia deben comenzar el estudio de sus mamas acudiendo a una clínica de mamas para una valoración de riesgo y decisión del manejo óptimo. Por lo tanto, el médico puede juzgar con base en la historia de cada paciente su riesgo personal y actuar en consecuencia.  


 


Examen cada dos años es suficiente para el control. 


 


Además de la edad ideal para comenzar con las mamografías, el espaciamiento entre ellas es motivo de discusión y análisis. Para los expertos de la Caja Costarricense de Seguro Social y según los estudios a nivel mundial, como la mayoría de los cánceres de mama crecen despacio, las mujeres con mamografía cada dos años mantienen cerca del 80% de los beneficios de realizarse la mamografía de forma anual con menores riesgos asociados respecto a realizarla de forma anual, es este balance entre riesgos y beneficios lo que ha llevado a que la mayoría de las guías de detección de cáncer de mama recomienden los estudios bienalmente en la actualidad.


 


En Costa Rica, se realizan cerca de  123 mil mamografías al año y se diagnostican mil casos al año de cáncer de mama. Por lo tanto, la indicación de mamografía no debe considerarse como próxima a sufrir cáncer sino que es un estudio exploratorio de una lesión que no se sabe de qué tipo es. 


 


De hecho, un resultado inusual que requiere otros análisis no siempre significa que tienes cáncer de mama. Según la Sociedad Americana del Cáncer, alrededor del 10 % de las mujeres (1 de 10) que se hace una mamografía necesitan más análisis. Solo entre un 8% y un 10 % de estas mujeres necesitan una biopsia, y alrededor de un 80 % de estas biopsias no resultan ser cáncer.