Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

No deje que una quemadura por sol arruine sus vacaciones: use sombrero y ropa adecuada para protegerse de la radiación



  José Mairena Morera       Mar 23, 2015  |  10:04 PM      2888   Cáncer

Sspan style="font-size: 12.1599998474121px; line-height: 1.3em;">Si usted ha tenido alguna quemadura por sol severa, con enrojecimiento y ampollas, debe mejorar el cuidado personal durante las actividades al aire libre en Semana Santa para evitar quemarse otra vez, pues estudios clínicos relacionan dos quemaduras de ese tipo  en la niñez y/o juventud con mayor riesgo de cáncer de piel después de los cuarenta años.


 



Esto significa que el ser joven no implica menor riesgo de complicaciones por el sol, sino que, al contrario, es en esta edad temprana cuando más importan las medidas la protección para mantener la salud de la piel a lo largo de la vida.


 


La dermatóloga Roxana Gaspar Taylor, jefe de dermatología del Hospital Calderón Guardia, recomienda a feligreses y vacacionistas mantenerse a la sombra tanto como sea posible como medida preventiva y disfrutar al aire libre al comienzo de la mañana y al final de la tarde. 


 


Según la médico, las personas deben evitar exponerse directamente al sol durante las horas centrales del día, de las 10 de la mañana a las 4 de la tarde, para evitar las quemaduras. Para eso, utilizar una barrera física como sombrilla, sombrero y telas cómodas y cubridoras, así como complementar la protección con un filtro solar adecuado. 


 


Además, los dermatólogos recuerdan que la sobreexposición solar cumulada a lo largo de la vida, sea con lesiones severas o leves, provoca efectos indeseados como arrugas, manchas y piel reseca y áspera, por lo tanto, la mejor opción en la playa o en la montaña será la protección.


 


La doctora hace un llamado a los padres en el cuido de los niños, pues más del 90% de las quemaduras solares en los niños se producen en presencia de sus cuidadores; es decir, que los padres no han interiorizado la importancia de la protección de la piel de sus hijos. Además, destacó que ningún niño menor de seis meses debe exponerse a baños de sol.


 


Medidas de protección:


 


Si planea estar al aire libre, entonces tenga en cuenta lo siguiente:


 


•Trate de usar mangas largas (de las propias prendas o de las que se usan como accesorios), pantalones largos y sombrero de ala ancha para cubrir la cara, las orejas y el cuello. La barrera física entre el sol y su piel es la primera y mejor protección. Cualquier tela que no se transparente es base de protección.


•Las gorras no cubren el cuello ni las orejas, por eso es de menor protección que el sombrero.


•Use una crema con filtro solar con factor de protección solar mayor a 30 como complemento a la protección de la barrera física. Aplique 20 minutos antes de salir al sol o ingresar al agua, y reaplique cada dos horas. Recuerde que si está dentro del agua, debe salir de la misma cada dos horas para reaplicarse el filtro solar, esperar 20 minutos y después reingresar al agua. Algunos estudios sugieren que hay personas que usan inadecuadamente el filtro solar, porque se lo aplican apenas salen al sol, cuando la película protectora todavía no está lista, se lo untan disparejo o no se lo replican después de dos horas.


•El filtro debe administrarse sobre la piel seca media hora antes de la exposición, debe cubrir todas las áreas, debe ser resistente al agua si se hacen actividades acuáticas y debe proteger tanto de UVB como UVA. El uso de filtro es recomendable, pero no sustituye al resto de medidas anteriores sino que las complementa.


•Use lentes oscuros para proteger sus ojos y la piel alrededor de los ojos.


•No use camas solares ni cabinas de bronceado o lámparas de rayos ultravioleta. Si quiere lucir bronceado, use cremas autobronceadoras o aerógrafo.


 


Las actividades como procesiones, reflexiones litúrgicas y momentos de oración convocan a muchas personas al aire libre en días santos y, por eso, se les pide a los participantes que usen todos los recursos necesarios para evitar que la sobreirradiación solar cause un efecto negativo en la salud y así puedan acudir a las actividades programadas.  


 


Falsa sensación de seguridad


 


El cielo nublado y la temperatura fría de las montañas crean falsa sensación de seguridad; sin embargo, la radiación solar traspasa el manto nuboso y causa quemaduras igualmente peligrosas.


 


Por lo tanto, “las medidas de protección deben ser las mismas tanto en la playa como en la montaña”, dice la doctora, tanto las personas de piel morena como los de piel más blanca.


 


Los dermatólogos también recuerdan que la aplicación de filtro solar en la montaña o en la playa no habilita para tomar el sol, siempre son necesarias el resto de medidas.