Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

Programa de mamografías en zonas rurales indígenas gana reconocimiento de AmCham



  José Mairena Morera       Nov 19, 2018  |  03:35 PM      205   Cáncer

La Cámara Costarricense – Norteamericana de Comercio (AmCham) otorgó una «distinción honorífica», en la categoría de proyectos de responsabilidad social 2018, a una alianza público-privada para el desarrollo (APDD) que facilita el acceso a mamografías a las mujeres indígenas.

Las mujeres tienen acceso directo a un mamógrafo móvil en su comunidad para verificar la salud de las mamas, gracias a una alianza con la participación de los proyectos de responsabilidad social de Auto Mercado y el Hospital Clínica Bíblica unidos a la Caja Costarricense de Seguro Social.

Auto Mercado levanta fondos, Hospital Clínica Bíblica coordina la operación del  mamógrafo móvil y hace las lecturas de los estudios y la Caja Costarricense de Seguro Social hace el llamado y el seguimiento de casos, todos alineados a las metas del Plan Nacional de Desarrollo. 

Las organizaciones vinculadas al proyecto trabajan bajo la coordinación técnica de ALIARSE, una organización no gubernamental dedicada a la gestión de trabajos colaborativos entre el sector privado y público.

Todos juntos se llaman “Alianza Lazos” y se han transformado en un ejemplo de trabajo en el sector salud, donde los involucrados trabajan en un plan coordinado donde se alcanzan metas comunes que no podrían lograrse por iniciativas separadas.

“Las APPD son un recurso, que permiten desde una plataforma de confianza, la interacción de diferentes actores sociales, económicos y políticos, gracias a los cuales se logra impactar positivamente a la sociedad, tal como es el caso de la Alianza Lazos",  explicó Aitor Llodio, Director Ejecutivo de ALIARSE.

Por su parte, Silvia Pérez-Baires, coordinadora de Responsabilidad Social de Auto Mercado, comentó: “este es un premio que recibimos nosotros, pero que en realidad es de todos. Seguiremos trabajando para que todas las mujeres que necesitan una mamografía en Costa Rica y se encuentran en zonas alejadas la puedan recibir a tiempo.

“Para el Programa de Acción Social del Hospital Clínica Bíblica es un reconocimiento a la innovación y al esfuerzo de ser partícipes de una iniciativa social que brinda una alterativa accesible y oportuna a las mujeres en Costa Rica. Nos llenó de alegría, orgullo y sobre todo de mucha responsabilidad para continuar con el trabajo de la Unidad Móvil Lazos. Un abordaje integral temprano, propicia una mejor adaptación en el entorno familiar, social y espiritual de todos”, Laura Brenes directora del Programa de Acción del Hospital Clínica Bíblica.

La alianza público-privada continua con la convicción de que el mejor escenario para luchar contra el cáncer de mama es, primeramente, la concientización de las mujeres de la importancia del autocuidado, la decisión de gestionar su propio bienestar, y en el ámbito clínico la detección temprana, minimizando con esto que más mujeres se vean expuestas a procedimientos complejos, agresivos y en algunos casos comprometiendo la vida de ellas. 

Para la Caja Costarricense de Seguro Social el trabajo dentro de la alianza es muy importante porque el programa en zonas indígenas se une al programa “Llegar a tiempo”, un plan de tamización de las mujeres sanas entre 45 y 69 años en el país.

“Llegar a tiempo” está en fase de desarrollo y pondrá un mamógrafo a no más de 50 kilómetros de poblaciones grandes. Y, en el caso de zonas rurales dispersas, la tamización se hace mediante la alianza.

“Los equipos de salud hacen gran labor para llegar hasta las comunidades indígenas, con materiales en su propio lenguaje y liderando la movilización necesaria para que las mujeres se vean beneficiadas” dice la Dra. Maureen Fonseca, coordinadora de las clínicas de Mama de la CCSS desde la coordinación técnica del cáncer.

Para la doctora Fonseca el proyecto de la alianza público-privada es ejemplar porque es trazable, es decir, se puede ver el camino recorrido de la persona desde el primer contacto en la invitación hasta su diagnóstico final y seguimiento, un aspecto que cada una de las organizaciones no podría hacer por sí sola.

Esta alianza permite año a año, llevar el mamógrafo móvil a zonas de difícil acceso, permitiendo así que más de 5 000 mujeres es puedan realizar el examen.