IVM otorga pensión por invalidez a 45 por ciento de personas solicitantes

Deficiencia y discapacidad son términos que la población confunde al solicitar la pensión por invalidez.

El 45 por ciento del total de personas que solicitan pensión por invalidez aprueban la calificación del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (RIVM) que administra la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), indicó el doctor Henry Jiménez Naranjo, director a.i. de la Dirección de Calificación de Invalidez de la Gerencia de Pensiones.

Al solicitar el beneficio de una pensión por invalidez la condición de salud de la persona debe cumplir los criterios médicos que establece la normativa, explicó el funcionario.

Según el médico es común que las personas desconozcan la diferencia entre términos como deficiencia y discapacidad.  “Las personas pueden pensar, que su condición de salud es invalidante, pero al momento de la valoración por la Comisión, se dictamina que si bien es cierto tiene algún grado de discapacidad, no cumple con el porcentaje de pérdida de la capacidad funcional establecido en el Reglamento del IVM para tener una declaratoria por invalidez”. 

Por lo que resulta importante definir que una deficiencia es la pérdida de un órgano o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica y la discapacidad es la restricción que le genera a la persona esta deficiencia, para realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano.

Agregó que algunas enfermedades pueden generar deficiencia, no obstante, esta deficiencia puede o no producirle una discapacidad.  El médico ejemplificó que una persona con una deficiencia puede ser aquella que la operan del apéndice, “le extirpan el apéndice y por esta cirugía normalmente no quedan con secuelas o limitaciones, y por ende puede hacer sus actividades básicas e instrumentales de la vida diaria.

Diferente es una persona con una amputación de una pierna por encima de la rodilla, además de generar una deficiencia, enfrenta  una discapacidad, porque le produce una limitación para la movilidad, y requiere de aditamentos para poder desplazarse. Por ello, la discapacidad está correlacionada con las condiciones biopsicosociales en que se desenvuelve la persona.

El galeno agregó que la persona debe tener una pérdida o alteración de dos terceras partes lo que en términos porcentuales significa 67% de pérdida de capacidad general, según lo establece el Reglamento de Invalidez, Vejez y Muerte.  Si el problema de salud le genera una pérdida igual o mayor al 67 % se considera invalidez total y permanente, afirmó.

Se estima que de la totalidad de solicitudes que analiza la Dirección de Calificación de Invalidez, el 45% por ciento de los tramites se aprueban.

Haber cotizado es requisito para optar por pensión del IVM.

El doctor Jiménez Naranjo indicó que para optar por la pensión de invalidez del régimen IVM la persona debe estar cotizando o haber cotizado a la CCSS.

En el caso de las personas aseguradas por el Estado o que no cuenten con el mínimo de cuotas requeridas pueden optar a la pensión por el Régimen No Contributivo (RNC), en el tanto cumplan con el criterio de estar en línea de pobreza o pobreza extrema y cumplan los demás requisitos establecidos reglamentariamente.

Análisis con criterio especialista 

El Dr. Jiménez Naranjo destacó que todos los casos analizados por la Dirección de Calificación de Invalidez son valorados por especialistas calificados quienes se basan en parámetros objetivos.

El funcionario acentuó que se cuenta con 21 especialistas de las ciencias médicas (fisiatras, siquiatras, psicólogos, internistas, reumatólogos, medicina del trabajo, entre otros) con alto grado de capacitación y amplia experiencia en temas de valoración de daño corporal, invalidez y discapacidad, algunos con estudios en el extranjero en Valoración de Daño Corporal y Peritaje Médico.

El proceso de valoración médica en la Dirección tarda alrededor de 150 días

El doctor Jiménez explicó que dentro del proceso de valoración y dictaminación del estado de invalidez y discapacidad severa y permanente, a cada trámite, según fecha de ingreso a la Dirección, se le revisa toda la información aportada, se efectúan las valoraciones médicas, según corresponda y posteriormente, la Comisión Calificadora analiza toda esta documentación y emite el criterio técnico-médico.

Una vez que se emite el criterio técnico-médico, el expediente se traslada a la sede administrativa donde el usuario presentó la solicitud, para que continué el trámite.

El doctor Jiménez Naranjo informó que cuando la persona presenta una condición médica, por ejemplo cáncer con riesgo inminente de muerte o padecimiento con una muy corta expectativa de vida, y consta toda la documentación médica en el expediente del trámite, la Comisión Calificadora resuelve la solicitud sin necesidad de citar al usuario para valorarlo, agilizando el trámite. 

El médico destacó que durante el período 2018, se tuvo una demanda de 17 300 solicitudes por atender, en los distintos trámites provenientes de todo el país.

Subrayó que la Dirección Calificación de Invalidez es el ente especializado a nivel institucional para realizar la valoración y dictaminación de invalidez para los regímenes de IVM, RNC, Magisterio Nacional, Poder Judicial y Ministerio de Trabajo. Lo anterior con fundamento en leyes, normativa, criterios técnico-científicos, guías y  que permiten la objetividad y la estandarización de los resultados obtenidos.


Compartir nota:

Somos la Caja: una institución comprometida con el buen trato.