Costa Rica obligada a reducir incidencia de tuberculosis

Costa Rica se prepara para la eliminación de esa enfermedad infectocontagiosa.

  • La tuberculosis es una enfermedad causada por Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones.

  • Atención debe centrarse en grupos vulnerables como indígenas, migrantes, población penal y personas con otras comorbilidades.

Costa Rica tiene la difícil misión de eliminar la tuberculosis en los próximos años, puesto que pertenece al grupo de países que tienen una baja incidencia de esa enfermedad infectocontagiosa y  de acuerdo con la Organización Mundial de la (OMS) debería alcanzar ese objetivo para el 2025.


La doctora Zeidy Mata Azofeifa, responsable del componente de Enfermedad Respiratoria de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), dijo que el desafío es grande, toda vez que se requiere efectuar un trabajo muy fuerte en grupos vulnerables tales como indígenas, migrantes, población penal, personas con otras morbilidades como aquellas personas portadoras de enfermedades como el VIH/Sida.


La especialista destacó que el hecho de que la tuberculosis dependa de variables como la pobreza, el hacinamiento, la situación migratoria..., hace que el camino para alcanzar esa meta sea más empinado, en virtud de que el hecho de que sean tan pocos casos, hace que no se piense en esa enfermedad.


Sin embargo, la funcionaria destacó que la CCSS está haciendo esfuerzos para mejorar la detección de casos mediante una búsqueda activa, especialmente en zona como las provincias de Guanacaste, Puntarenas y Limón que son las que presentan una incidencia mayor al promedio nacional.  Una de las preocupaciones es que aplicando la metodología de estimación de la OMS, aparentemente, Costa Rica tendría más casos que los que se están detectando cada año.  El año pasado, por ejemplo, hubo cerca de 400 casos.


Hoy precisamente, comenzó desde las 8 de la mañana en el auditorio del Colegio de Enfermeras de Costa Rica, una reunión de grupos técnicos de la CCSS de todo el país, con la finalidad de afinar las estrategias que permitan cumplir con los objetivos planteado por OMS.


De acuerdo con los datos epidemiológicos de la CCSS, la incidencia de la tuberculosis rondó el año pasado, los 8 casos por cada 100 mil habitantes y esas provincias tienen incidencias más elevada de 11 y 12 casos por la misma tasa.


En el 2017,  la CCSS inició la estrategia impulsada por la OMS conocida como Fin a la Tuberculosis que propone lo siguiente:


* 75% de la reducción de las muertes por tuberculosis comparadas con las cifras del 2015.

* 50% de reducción de la incidencia.

* No más familias afectadas que se enfrenten a costos catastróficos producidos por este padecimiento.


Para la especialista es necesario que las personas ante un cuatro respiratorio con tos y expectoración que se prolongue por más de 15 días es necesario que acudan al  servicio de salud más cercano para que les hagan las pruebas respectivas tanto a ellos como a sus familiares.


En necesario que la persona enferma se mantenga en un lugar ventilado y que las flemas no se boten al suelo, sino que se recojan con una servilleta que se puede disponer en forma segura.


Las personas enfermas deben saber que deben ser muy cumplidas con el tratamiento que se prolonga por seis meses y los familiares deben tomar el tratamiento en forma preventiva.


Cabe destacar que el tratamiento contra la tuberculosis es estrictamente supervisado por los profesionales en salud de la CCSS.  El tratamiento consiste en medicamentos que se deben consumir puntualmente durante seis meses.


La doctora Mata insistió en la necesidad de cubrirse la boca al toser utilizando la técnica del estornudo con el pañuelo y en caso de que no se cuente con este artículo con el antebrazo.


Se requiere también un trabajo intersectorial para mejorar las condiciones sociales y económicas de la población que puede ser vulnerable a esta enfermedad infectocontagiosa.

¿Qué es la tuberculosis?


La tuberculosis, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una enfermedad causada por Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones. Se trata de una enfermedad  curable y prevenible.


La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire y basta que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada.


Según ese organismo mundial, se calcula que una tercera parte de la población tiene tuberculosis latente; es decir, esas personas están infectadas por el bacilo pero aún no han enfermado ni pueden transmitir la infección.


Las personas infectadas con el bacilo tuberculoso tienen a lo largo de la vida un riesgo de enfermar de tuberculosis de un 10%. Sin embargo, este riesgo es mucho mayor para las personas cuyo sistema inmunológico está dañado, como ocurre en casos de infección por el VIH, malnutrición o diabetes, o en quienes consumen tabaco.


Cuando la forma activa de la enfermedad se presenta, los síntomas como tos, fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso,entre otros,  pueden ser leves durante muchos meses. Esa situación hace que los pacientes no busquen ayuda médica y transmiten la bacteria a otras personas. A lo largo de un año, un enfermo tuberculoso puede infectar a unas 10 a 15 personas por contacto estrecho. Si no reciben el tratamiento adecuado, hasta dos terceras partes de los enfermos tuberculosos mueren.


Esa misma fuente revela que desde el año 2000, se han salvado alrededor de 49 millones de vidas gracias al diagnóstico y el tratamiento efectivos.

Compartir nota:

Somos la Caja: una institución comprometida con el buen trato.