La sobrevida en cáncer de mama en Costa Rica se ubica entre las mejores del mundo

Sobrevida en cáncer de mama es de un 87%.

Costa Rica está entre los países con mejor porcentaje de sobrevida en cáncer de mama del mundo, según el estudio “Hechos y cifras mundiales sobre el cáncer del 2018” de la Asociación Americana de Cáncer.

La revisión de los resultados internacionales, considerando los fallecimientos por cáncer de mama después de cinco años de realizado el diagnóstico, revelan que las naciones del mundo con mayor porcentaje de sobrevida se ubican entre el 85% y 90%.

Costa Rica registra 87% de sobrevida, siendo el país con mejor récord en la región de centro y sur américa.  Estados Unidos tiene la sobrevida más alta del mundo con un 90%, seguido de Israel y de Canadá con un 88%.

Para el gerente general de la Caja Costarricense de Seguro Social Dr. Roberto Cervantes Barrantes este dato anima a la Institución a continuar con la gestión de abordaje integral y motiva a las pacientes a usar la mamografía como método de detección temprana porque saben que el sistema de salud les responderá con un nivel de atención comparable con los mejores del mundo.

El estudio internacional coincide con reportes nacionales. Según datos del Sistema Integrado de Vigilancia Epidemiológica en Cáncer (VICA) de la CCSS, que consolida datos oficiales del Registro Nacional de Tumores (RNT) del Ministerio de Salud, datos de mortalidad del Registro Civil con datos institucionales, evidencian porcentajes de vida similares y un incremento en las tasas de detección de cáncer de mama.

Además, el epidemiólogo Roy Wong señala que el sistema VICA ofrece un dato relevante relacionado con la mortalidad asociada al cáncer de mama: durante los últimos años se ha reducido la mortalidad prematura, es decir la mortalidad en personas antes de los 69 años de vida.

Para el médico esa reducción puede verse explicada como producto de una detección de casos en estadíos más tempranos de la enfermedad, mejor accesibilidad a los métodos diagnósticos y un fortalecimiento en los procesos de abordaje terapéutico de la enfermedad, el cual actualmente incluye una gran diversidad de estrategias para el abordaje integral. 

Adicionalmente, estos resultados son también producto la educación a la población sobre la importancia de la detección de cáncer de mama de forma temprana que ha llevado a una conciencia mayor en la población de la importancia de realizarse periódicamente los exámenes de detección.

Gestión integral en las redes de atención

La Caja ha tomado acciones para mejorar la atención del cáncer en el país desde una perspectiva del abordaje integral.

En la comunidad:

• Los equipos de salud mantienen campañas de educación donde destacan tres mensajes: 1) la importancia de la detección temprana con una mamografía cada dos años entre las mujeres sin síntomas mayores de 45 años y menores de 70 años, 2) la mamografía es la mejor manera de detección de una lesión pequeña que no puede sentirse palpándose ni da molestias, 3) una lesión tratada cuando es pequeña ofrece más posibilidades de sobrevida y menos complicaciones.

• Difusión de la campaña de “Los 12 signos de sospecha”, que es una campaña para que las mujeres estén alertas a los signos comunes que motiven a las consultas. La mayoría de esos signos no conducen a cáncer de mama, pero los casos de mama sí han tenido estos antecedentes.

• Apertura de 51 clínicas de mama en áreas de salud (médicos generales hacen pasantía en hospitales donde aprenden el abordaje del cáncer y conocen los lineamientos para la detección temprana y la priorización de casos urgentes).

 En las redes de atención.

• Está en modo de piloto en cinco comunidades la tamización con mamografía bajo el concepto de “Llegar a Tiempo”, donde se hacen mamografías a mujeres mayores de 45 y menores de 70 años sin síntomas. En zonas rurales dispersas se realizó una alianza público-privada para llevar este beneficio a comunidades indígenas.

• En la actualidad (setiembre 2019) la institución cuenta con 37 mamógrafos distribuidos de la siguiente manera: hospitales nacionales y especializados: 2 equipos. (Hospital de las Mujeres y Hospital Nacional de Geriátrica y Gerontología), en la Red Sur: 10 mamógrafos, en la Red Este: 9 mamógrafos, en la Red Noroeste: 16 mamógrafos.

• Se han adquirido recientemente 17 equipos de mamografía lo cuales  vienen a fortalecer la red nacional de mamógrafos, lo que permite, no solo aumentar la cantidad de mamografías por tamizaje, de acuerdo con la normativa vigente, sino, contar con equipos para dar continuidad y seguimiento a los resultados que requieren estudios complementarios de mamografía, estos equipos se ubicaron en poblaciones más densamente pobladas a no más de una hora de viaje o un desplazamiento no mayor más de 50 kilómetros de la población meta.  

En la consulta hospitalaria

• El abordaje de cada caso se hace por medio de un equipo interdisciplinario donde se decide la mejor ruta terapéutica para cada caso.

• Uso de la técnica del ganglio centinela. Esta técnica permite eliminar el cáncer sin afectar el tejido sano. Es necesaria la coordinación de una logística internacional para la importación de un compuesto radiactivo que se procesa con altos estándares de calidad y seguridad para revelar el punto exacto del tumor y la extensión a punto de propagación.

• La especialización de los médicos cirujanos en la operación de cáncer de mama eleva la capacidad técnica para realizar cirugías más conservadoras.

• Siempre que sea posible por las condiciones clínicas, se realiza la reconstrucción mamaria al momento mismo de la operación o se programa como una opción en la ruta de recuperación, realizada por los servicios de cirugía reconstructiva. 

• La Institución da acceso a medicamentos biológicos que han representado un avance en el tratamiento del cáncer por su innovación terapeútica.

• El abordaje integral incluye el apoyo psicológico a la paciente y a la familia cuando se necesita.

• La CCSS financió una modalidad llamada “navegación de pacientes” donde el abordaje de los servicios se enlaza con asociaciones de pacientes, muchas de ellas expacientes de cáncer de mama, para dar orientación, seguimiento, intermediación con el sistema de atención y apoyo emocional a cada paciente.

Seguimiento permanente durante cinco años y apoyo de reinserción a la vida cotidiana

• Recientemente se realizó el equipamiento, la capacitación y la implementación de la consulta de rehabilitación antes, durante y después de la cirugía. Con la rehabilitación se busca prevenir y tratar el linfedema, que es una inflamación dolorosa del brazo producto del bloqueo natural del drenaje linfático cuando se han quitado ganglios invadidos por el cáncer.

•  Cuando es necesario retirar la mama completa para salvar la vida y, por solicitud de la paciente o porque no es posible hacer la reconstrucción, se ofrecen dos brasieres especiales al año y una prótesis cada dos años para evitar que la paciente sufra problemas de espalda por el desequilibrio en el peso y que se vea afectada en la proyección social de su imagen física.

 Impacto del cáncer de mama

El cáncer de mama es el más frecuente entre las mujeres y, aún con los buenos resultados en la sobrevida, es el más letal entre las mujeres. Actualmente, de cada cien mujeres con cáncer, 29 tienen cáncer de mama, 13 de tiroides y 10 de colon y recto. Y, de cada cien mujeres que fallecen por cáncer, 14 mueren por cáncer de mama, 12 de colon y recto y 11 de estómago.

1 de cada 19 mujeres tendrán cáncer y 1 de cada 77 mujeres va a morir por esta enfermedad.

El cáncer aumentó el impacto de enfermedad en un 24% del 2000 al 2017 y de un 14% en mortalidad del 2000 al 2015.

“Estos datos representan un llamado al cuidado personal para aprovechar las ventajas que ofrece nuestro sistema de salud”, señala el gerente general doctor Roberto Cervantes. 

El médico asegura que, junto al trabajo institucional, debe haber gran compromiso de cada persona con su propia salud para poder mejorar el tratamiento oportuno.

Según el Proyecto de Fortalecimiento de la atención integral del Cáncer, con base en datos del Registro nacional de tumores, las observaciones estadísticas se pueden darnos ideas sobre cuál debe ser nuestra actitud frene al cáncer:

• El año pasado, de 335 fallecimientos por cáncer de mama, se registraron 304 muertes en mayores de 45 años. (91%). Esta información manifiesta la importancia de cumplir con una mamografía cada dos años de manera preventiva para las mujeres sin síntomas mayores de 45 años y menores de 70 años.

• El grupo de más impacto es de 45 y 60 años y el segundo grupo de más impacto es el de 65 a 69 años, por lo tanto, el proyecto de tamización de la CCSS está totalmente enfocado en ese grupo de edad donde más impacto se registra.

• Los casos de cáncer de mama en mujeres jóvenes presentan una tendencia estable a lo largo de los años, por lo tanto, no se presentan más casos de cáncer en jóvenes que antes.


Compartir nota:

Somos la Caja: una institución comprometida con el buen trato.