Área de salud Golfito

Indígena conquista a su propia sangre de que vacunarse es bueno

ATAP se graba cuando lo vacunan para persuadir a su gente para que hagan lo mismo y darles confianza.

  • "Mi mayor reto es convencer a mi familia para que crea en la ciencia médica" Navil Atencio.

  • Vacúnate en idioma ngäbere

  • Navil Atencio Rodríguez tiene 56 años, labora para la CCSS hace 26 años

Con videos grabados de su propio celular en el idioma ngäbere, con fotografías de cuando se vacuna, y con carteles que su gente entienda como “Ja Krägäi Migue” que significa vacúnate, es como un servidor de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) busca convencer a sus ancestros de que vacunarse es bueno.

Navil Atencio Rodríguez tiene 56 años, labora para la CCSS hace 26 años, es asistente de atención primaria (ATAP) en el área de salud de Golfito y se desenvuelve en la sede de ebáis Alto Conte en Punta Burica.

Este trabajador de la Seguridad Social no solo es un funcionario muy activo en su área de salud, sino que también dispone de su tiempo libre, teléfono celular y hasta datos móviles para tratar de persuadir a toda su familia indígena de que sigan los protocolos contra la covid-19 y otras enfermedades.

“Mi labor se realiza dentro del territorio Ngöbe, las personas a las que ofrezco atención son cien por ciento indígena. Son muchas experiencias las que he vivido, cada día de trabajo he tenido que esforzarme al máximo para tratar de modificar o cambiar el pensamiento de nuestras poblaciones indígenas. Por ejemplo las vacunas las ven como algo sin importancia y mi rol como funcionario de la Caja y como indígena también es convencerlos de que la diferentes vacunas son útiles y necesarias para prevenir enfermedades” dice Navil Atencio.

Cuenta el trabajador que poco a poco se ha ganado el cariño y respeto de su comunidad y pueblos vecinos. Ya en su territorio Ngöbe saben quién es él, tienen la certeza de que desea su bien y que no busca cambios en su cultura sino en la calidad de vida de las personas.

“Les he hablado de las vacunas contra la influenza, tétano, neumococo 23. Ahora me ocupa el reto de la vacuna contra la covid-19 y esto me ha costado trabajos extenuantes, conversaciones y discusiones para una vez más convencerlos. El problema es que la pandemia lo ven como algo pasajero, entonces he buscado maneras tangibles para persuadirlos y que vean que al menos no es algo malo; por eso es que pedí que me grabaran para que cuando toque el turno de que ellos se vacunen contra la covid-19 no pongan resistencia” compartió el ATAP.

Para la doctora Rosa Gallardo de Villa, coordinadora de Enfermería de la Dirección de red de atención de servicios de salud Brunca, el trabajo que hace Navil y los demás compañeros en las zonas indígenas es sacrificado, extenuante, y requiere de mucho convencimiento para lograr ese cambio en la mentalidad de los indígenas que al final son su propia sangre.

“Navil es una persona muy creativa y se preocupa mucho por su comunidad, siempre busca estrategias con las escuelas y dirigentes comunales para lograr sus objetivos y claro que lo consigue, es un trabajador que uno desearía clonar” dijo la doctora Gallardo.

Ese mismo concepto tiene la directora de Enfermería Edita Caballero Núñez del área de salud Golfito quien se deshace en palabras gratificantes sobre el colaborador que lo entrega todo.  

“Gracias es una palabra que se queda corta; este compañero da más de lo que se le pide, siempre va delante de su quehacer. ¡Buen trabajo Navil! Siga entregándose con alma, vida y corazón como hasta ahora lo hace” compartió la doctora Caballero.

La región Brunca cuenta con 130 ATAPS distribuidos en las seis áreas de salud y específicamente en los territorios indígenas de Buenos Aires, Coto Brus, Corredores Pérez Zeledón y Golfito hay 15 de ellos.

Compartir nota:

Somos la Caja: una institución comprometida con el buen trato.