Caja Costarricense de Seguro Social

Manual de Odontología

Hombre y mujer adulto de 20 a 59 años


Esta etapa del ciclo de la vida se caracteriza porque el individuo tanto hombre como mujer comienza a asumir roles sociales y familiares, es decir se hace responsable de su vida y la de quienes le acompañan en la conformación de una familia. Es necesario brindar asesoría básica en aspectos generales que promuevan salud a la familia, cambiando la percepción de algunas creencias, mitos, convicciones o hábitos que se han manejado y practicado inadecuadamente por muchas generaciones y que afectan de una u otra forma los conocimientos adquiridos hasta el momento; se debe retomar que son los padres o encargados quienes se encargan de formar hábitos de autocuidado en sus hijos.



Una costumbre que hay que cambiar, es la de asistir solo al consultorio del odontólogo para atención curativa, en lugar de consultar las formas de cómo preservar la salud bucodental y cómo prevenir las enfermedades; generalmente en este grupo el jefe de hogar casi nunca acude a los servicios odontológicos debido al poco tiempo que dispone por sus responsabilidades laborales, esto provoca que solo se presente en casos de emergencia como: “cuando sangran las encías o les duele una pieza dental”. Al ser un miembro de suma importancia y modelo a seguir por su familia como emisor de conocimientos y hábitos correctos, esta rutina fomenta inconscientemente, prácticas equivocadas que van afectar con el tiempo la conservación de su salud bucodental y la de los otros integrantes del grupo familiar, no debemos olvidar que  la ausencia de enfermedades en la boca es parte de la salud integral del individuo.


En este período como se ha mencionado para los otros grupos poblacionales una dieta adecuada es muy importante;  una alimentación inadecuada esta relacionada con enfermedades que se  pueden llegar a padecer en el futuro, debemos recordar que la incorporación de estilos de vida saludable, promueven y mantienen la salud en las personas, evitando el desarrollo de enfermedades crónicas de aparición temprana y silenciosa; por lo general, individuos con  un bajo nivel de actividad física, una dieta deficiente y  un peso corporal excesivo (especialmente alrededor de la cintura) aumentan significativamente el riesgo de desarrollar  diabetes, así como enfermedades cardiovasculares.
La constante disponibilidad de alimentos poco saludables y la inactividad física son factores promotores de obesidad más significativos que los componentes de la dieta. Por lo tanto, es recomendable realizar cinco comidas saludables diarias, menos de eso, induce a que se consuma más grasa y azúcares agregados.


Existen siete hábitos básicos importantes relacionados con la salud, que deben practicarse diariamente los que se detallan a  continuación: se debe desayunar, comer moderadamente a horas regulares, practicar la higiene bucodental cada vez que se ingieran alimentos, hacer ejercicio, dormir de 7 a 8 horas,  así como no fumar y beber moderadamente.