Caja Costarricense de Seguro Social

Manual de Odontología

Ventajas de la lactancia materna para el niño(a)

« Regresar al capítulo

Constituye una base biológica y psicológica relevante para el desarrollo del niño(a), porque favorece a la relación psico-afectiva entre ambos.


Produce un estímulo en el crecimiento y desarrollo de todas las estructuras del aparato  estomatognático, (conjunto de órganos y tejidos que nos permite  masticar, hablar, deglutir y respirar).  La respiración nasal es fundamental para el correcto desarrollo craneofacial, ya que el paso de aire por las fosas nasales es un estímulo para el desarrollo del maxilar superior, aspecto que  posteriormente, a como avanza en la edad evita afecciones tales como adenoides, sonidos nasales al dormir, resequedad bucal y otros.


Favorece al mejor desarrollo de los maxilares y facilita la erupción, alineación de los dientes y disminuye en un alto porcentaje las malas oclusiones que afectan considerablemente la función estética, dental y facial del niño(a).
Previene la instauración de hábitos viciosos de succión y deglución.


La leche materna es el alimento ideal  porque contiene todos los nutrientes que el niño(a) necesita, evitando tanto la desnutrición como la obesidad. Es importante recalcar que los hábitos de alimentación en el adulto se forman al terminar la lactancia, el exceso de azúcar en la infancia puede crear dependencia en el adulto.


Los elementos inmunológicos adquiridos durante la lactancia brindan protección contra enfermedades como son las infecciones, diarreas y resfríos debido a sustancias que aumentan las defensas y previenen la aparición de alergias.
Los niños alimentados con pecho materno exclusivo, no necesitan tomar otros líquidos, hasta los 6 meses de vida.


Antes de los 6 meses el bebé no debe recibir otro tipo de alimento que no sea leche materna, sino se puede enfermar, lo que repercute en menor gasto destinado a consultas médicas y compra de medicamentos.
El uso de alimentos inapropiados cuando el niño (a) está muy pequeño puede producirle alergias como asma, diarreas y brotes en la piel; además puede provocarle infecciones, desnutrición u obesidad.