Caja Costarricense de Seguro Social

Manual de Odontología

Salud bucodental en gestantes

« Regresar al capítulo

Una excelente salud bucodental materna es necesaria por tres razones:

  1. Para disminuir el inicio o progresión de enfermedades bucodentales idealmente antes del sexto mes del embarazo.
  2. Porque con la participación de la madre en el tratamiento y con los conocimientos preventivos adecuados hay una mayor posibilidad de un mejor cuidado del niño por llegar.
  3. Para disminuir la cantidad de microorganismos criogénicos en la boca de la madre debido a que hay  mayor posibilidad de transmisión de éstos al lactante en el primer año de vida una vez que erupcionan los dientes, por las relaciones afectivas que se dan en esta etapa de la vida.

Se debe insistir en el hecho de que el embarazo no conlleva a la pérdida de piezas dentales como se ha creído popularmente, por lo tanto, se debe educar a la mujer en lo que respecta a la relación que existe entre las  enfermedades bucodentales (caries y enfermedad periodontal) y la falta de higiene oral. Esta última en concordancia con el aumento de náusea al cepillarse; disminución o cese de forma completa del cepillado dental (por repulsión), aunado con el incremento en la frecuencia de ingesta de alimentos que pueden favorecer el potencial cariogénico de las bacterias (dulces, repostería, harinas, entre otros) que sin los debidos cuidados generan de corto a largo plazo la pérdida en la salud oral.

En la consulta de odontología, la mujer embarazada debe ser instruida sobre los cuidados y controles bucodentales que debe poner en práctica, con instrucciones de fisioterapia oral, profilaxis dentales (limpiezas) necesarias para evitar la aparición de signos y enfermedades bucodentales que pueden ocasionar la pérdida de dientes por caries o enfermedad periodontal como se explicó anteriormente, además se aplica flúor tópico como medida preventiva según corresponda.


Por la susceptibilidad del niño (a) por nacer, durante el primer trimestre del embarazo no debe efectuarse tratamiento, excepto el control de placa bacteriana; durante este periodo se forman todos los sistemas de órganos, los gérmenes dentales del niño inician su formación en la cuarta semana de gestación y la mineralización de los huesos y dientes en la novena semana,  por lo que el estrés al que esté sometido el feto por diversos factores que afecten a la madre como: genéticos, problemas en la salud bucodental, infecciones virales graves, intoxicaciones, alcoholismo o tabaquismo durante esta época puede producir efectos indeseables que se pueden evitar.




El segundo trimestre es el más seguro para llevar a cabo el tratamiento dental de rutina. Sin embargo,  es aconsejable limitar el tratamiento a procedimientos operatorios simples. Se deben controlar y eliminan problemas potenciales, que puedan llegar a causar en una etapa más avanzada del embarazo o inmediatamente después, ya que el tratamiento dental durante este período es más difícil, debido al incremento  de sensación de malestar en la mujer gestante, por lo que se deben evitar tratamientos prolongados para prevenir la complicación más común,  que es el síndrome de hipotensión supina ya que la posición del feto hacia el tercer trimestre afecta la postura en el sillón dental de la mujer y haciendo incomodas las consultas dentales, por lo tanto las citas deben ser cortas con cambios posiciónales frecuentes.


El segundo trimestre es el más seguro para llevar a cabo el tratamiento dental de rutina. Sin embargo,  es aconsejable limitar el tratamiento a procedimientos operatorios simples. Se deben controlar y eliminan problemas potenciales, que puedan llegar a causar en una etapa más avanzada del embarazo o inmediatamente después, ya que el tratamiento dental durante este período es más difícil, debido al incremento  de sensación de malestar en la mujer gestante, por lo que se deben evitar tratamientos prolongados para prevenir la complicación más común,  que es el síndrome de hipotensión supina ya que la posición del feto hacia el tercer trimestre afecta la postura en el sillón dental de la mujer y haciendo incomodas las consultas dentales, por lo tanto las citas deben ser cortas con cambios posiciónales frecuentes.