Caja Costarricense de Seguro Social

Manual de Odontología

Niño (a) de 7 a 9 años de edad


Durante esta etapa se evidencia las diferencias de estatura, peso, contextura, coordinación (ojo-mano), resistencia y equilibrio. Presentan habilidades motoras fuertes y parejas.  La seguridad es importante, de manera que se deben imponer reglas adecuadas, dentro como fuera del área escolar, inculcando valores en su abordaje integral.


Es preciso retomar  la secuencia de erupción, clasificación y función de las piezas dentales, nutrición y proceso de enfermedad bucodental detallados anteriormente. Sin embargo es importante detectar, vigilar y modificar los malos hábitos como: morder objetos (lápices, lapiceros, borradores, tapas, uñas), introducir dedos (chupeteo), interponer el labio inferior entre los dientes de arriba y los de abajo, ingesta continua de dulces sin cepillado dental, juegos agresivos, debilidad en hábitos de higiene dental (calidad, frecuencia y técnica del cepillado, uso del hilo dental, alimentación, entre otros).


El hábito de morder objetos, interponer el labio y chupeteo genera posibles deformaciones de los maxilares y por ende de las estructuras de la cara (mordida abierta, perfiles convexos, respirador bucal), además  induce a fracturas y mal posición de las piezas dentales; por esta razón es importante detectar y corregir oportunamente, ya que de lo contrario requiere intervención especializada e interdisciplinaria con mayor costo, generando atenciones prolongadas, dolorosas e impactantes desde el punto de vista psicológico en el niño y económico de sus responsables.


Con referencia al apiñamiento dental; una alteración de las más frecuentes de mal oclusión en la población, debido a la diferencia entre el tamaño de las piezas dentales y el tamaño del arco dentario (hueso),  produce que las piezas dentales se monten o solapen generalmente en el sector anterior de la boca, debido a la tendencia de éstos a irse hacia delante como resultado de un conjunto de fuerzas. Las razones más comunes son: evolución del ser humano (dientes grandes, huesos pequeños), genética (herencia de los padres), dieta (comidas blandas que hacen que los músculos y los huesos no se ejerciten lo suficiente), pérdida temprana de piezas dentales temporales (por caries principalmente) y erupción de la tercera molar (conocida  como muela del juicio o cordal).


Por consiguiente, es trascendental realizar un análisis preventivo de mal posición dentaria, durante la dentición mixta; período de particular importancia en las causas de anomalías de la oclusión, donde se producen cambios y modificaciones que deben ser controlados y respetados por el profesional, con el propósito de evitar futuros problemas de alineación y además es un momento apto en la intervención de tratamientos tempranos a bajo costo y de mejor aceptación por parte del niño.


Las instrucciones de fisioterapia oral deben estar enfocadas directamente al niño, supervisada por los padres de familia y educadores, después de cada comida. El cepillo dental debe ser llamativo, de cerdas suaves, ergonómico; la pasta dental debe contener como mínimo 1000 p.p.m. (cantidad óptima en la remineralización de piezas dentales), además durante la técnica del cepillado debe colocarse frente a un espejo grande y apropiado a la altura del niño(a) para que pueda visualizar el proceso y asuma el autocuidado responsable de su salud bucodental. Debe incluir el cepillado de la lengua para la disminución de placa bacteriana que se acumula en ella y que puede generar halitosis (mal aliento) y enfermedades bucodentales. Además se debe introducir el uso correcto del hilo dental, al menos una vez al día, con la recomendación de su uso antes de ir a dormir. La técnica y cantidad del hilo dental no debe afectar las encías ni puntos de contacto entre las piezas dentales.


Los enjuagues bucales o colutorios, actúan previniendo alteraciones o disminuyendo los síntomas de algún padecimiento; se emplean como auxiliares (nunca como sustitutos) del cepillado y del hilo dental, con el fin de ayudar a eliminar gérmenes.


Los enjuagues que contienen flúor (elemento útil para preservar el esmalte dental) son útiles en la prevención de la caries y para fortalecer la dentadura en niños; otros están indicados para combatir o eliminar placa bacteriana causante de halitosis e incluyen sustancias antibacterianas como triclosán o cloruro de cetilpiridinio, en tanto que los formulados con sustancias de fuerte acción, como clorhexidina, complementan el tratamiento contra gingivitis. Es indispensable que los mismos no contengan dentro de sus componentes ningún porcentaje de alcohol (precedente de cáncer oral).


No se recomienda diluir este tipo de productos en agua, ya que su eficacia puede disminuir, como tampoco enjuagar la boca luego de utilizarlos;  además, se debe evitar el consumo de alimentos al menos durante los 30 minutos siguientes a su uso. Se estima que los colutorios empleados correctamente (dos veces al día, después del cepillado, haciendo buches fuertemente durante al menos 30 segundos y en la cantidad indicada en las instrucciones) reducen 50% de la placa bacteriana.


Con base a lo anterior, se debe fortalecer dentro del núcleo familiar y en el ámbito escolar la importancia de la salud bucodental y el mantenimiento como conservación de las piezas dentales para:  


  • a) Función masticatoria, que forma parte de la primera etapa del proceso digestivo en la formación del bolo alimenticio; condición idónea para la absorción de los nutrientes del organismo.
  • b) Facilitan la pronunciación correcta de las palabras.
  • c) Determinantes en la armonía y en la expresión facial, por ende un factor influyente en su apariencia, personalidad y seguridad en la relación diaria con las demás personas.


Debemos recordar que la motivación por parte de los padres y encargados para  fomentar buenos hábitos de salud bucodental en el hogar es primordial; a manera de estímulo se podría premiar a los niños cuando pasa la revisión dental semestral o anual en sus componentes de salud e higiene de manera satisfactoria.


El abordaje lúdico (en forma de juego)  con que se eduque a los menores de edad ayuda a favorecer un ambiente creativo, donde la imaginación desempeña un papel importante en el desarrollo de actitudes que ayudan al resguardo de su salud desde la niñez esta etapa de la niñez.


Se puede utilizar metodologías basadas en actividades y educación para los niños(as) en el núcleo familiar o centro educativo.
Se dan instrucciones de fisioterapia oral con ayuda de un dentoformo a los niños(as)  y a la vez se orienta a los padres o encargados en este proceso.


  • Anexo 1: Cuento para Colorear “La Ciudad Blanca”.
  • Anexo 4: Laberinto para el I Ciclo de educación.
  • Anexo 3: Lámina de Alimentación Saludable.

En conclusión
Las mal oclusiones pueden tener origen en problemas esqueléticos o dentales y en ocasiones relacionarse con hábitos que producen modificaciones de las estructuras óseas y de los tejidos blandos peribucales tales como: la succión de dedo pulgar mantenida durante largo periodo en la niñez y la respiración bucal no evaluada convenientemente.
Solicita apoyo en el Servicio de Salud Bucodental de la Caja Costarricense de Seguro Social, para aprender más sobre estos temas conocer y para que le faciliten copias del material indicado.