Caja Costarricense de Seguro Social

Manual de Odontología

Gestante


En el breve periodo que sigue al diagnóstico del embarazo, la madre queda expuesta a información aplicable a su salud y a la del niño (a) por nacer.


Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo,  hacen a la mujer más susceptible a la enfermedad periodontal y los conocidos antojos la exponen más a la caries, debido a se consume más alimentos en diferentes horarios y  disminuye el aseo de cavidad oral causado por las nauseas. Entre los problemas periodontales, se encuentra la gingivitis del embarazo, que se caracteriza  por la inflamación, el enrojecimiento y el sangrado de las encías que afecta al 30% de las embarazadas. Inicia en el segundo mes, tiende a ser más crítica alrededor de los ocho meses, comienza a desaparecer después del nacimiento del bebé, es más común en la parte frontal de la boca.


La gingivitis del embarazo generalmente se da por un elevado nivel hormonal (progesterona), el que se encuentra aumentado en el cuerpo 10 veces mayor que el normal, generando la  proliferación de ciertas bacterias que causan la gingivitis. Además, el sistema inmunológico (defensa) puede funcionar de forma diferente en cada mujer.


La enfermedad periodontal (periodontitis o enfermedad de las encías) puede aumentar el riesgo de que una mujer tenga un parto prematuro (antes de la semana 37 del embarazo) o que el bebe tenga bajo peso al nacer (menos de 2,500 gramos o aproximadamente 5.5 libras). Además, esta patología bucal puede también estimular el incremento de los niveles de fluidos biológicos que inducen al trabajo de parto.


Otra condición posible de manifestarse es el “granuloma del embarazo” (piógeno, épulis o tumor del embarazo), que consiste en un crecimiento de las encías, proceso  que ocurre en un 2 ó 10%  de las mujeres embarazadas, a partir del segundo trimestre de gestación.


Este tumor del embarazo son nódulos (bultos) rojos que normalmente se encuentran en la parte superior de las encías, pero también pueden aparecer en otras partes de la boca, en los dedos de las manos y los pies. Sangran fácilmente, los que pueden ulcerarse o formar costra. No son tumores, ni cancerosos pero pueden dar incomodidad.


Se sospecha que éstos, son producto del trauma, cambios hormonales, virus y deformaciones de los vasos sanguíneos. La mala higiene oral puede aumentar el riesgo de desarrollarlo.


Los granulomas del embarazo desaparecerán después del nacimiento del bebé. En casos de que el crecimiento de éste interfiera con el habla o con comer, probablemente será necesario extirparlo antes del parto. Sin embargo, en el 50 por ciento de los casos, éste regresará después de ser extirpado.


La nauseas matutinas ó vómitos frecuentes durante el primer trimestre en las mujeres embarazadas pueden ocasionar la erosión del esmalte de la parte de atrás de los dientes anteriores, por ello, es importante comunicarlo al odontólogo para prevenirla; procure enjuagarse abundantemente con agua después de vomitar para que el exceso del ácido (jugo gástrico) no afecte el esmalte de los dientes.


La boca seca es una queja común que presentan muchas mujeres embarazadas, para combatir esta condición se puede consumir bastante agua, así como masticar chicles sin azúcar, para mantener la cavidad oral húmeda e hidratada.  También se presentan en  menor frecuencia, gestantes que sienten que tienen demasiada saliva en la boca, esta situación ocurre en la etapa inicial, situación que puede estar asociada con las nauseas, por lo general, desaparece al final del primer trimestre.


En estado de embarazo la mujer debe asistir  al control odontológico, para que cuente con medidas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad principalmente, para garantizar la preservación y manutención de la salud bucodental  en el proceso de  gestación.