Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

CCSS brinda aseguramiento universal y subsidiado por el Estado a cerca de 150 mil núcleos familiares



  Roberto Sancho Álvarez       Jun 16, 2017  |  03:04 PM      1108   CCSS

Unos 150 mil núcleos familiares reciben servicios en los diferentes establecimientos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) subsidiados por el Estado porque no pueden pagar ninguna modalidad de seguro que administra la institución.

El Estado paga mediante una transferencia  un promedio de ¢5 mil millones mensuales a la CCSS  con recursos provenientes del Fondo de Asignaciones Familiares (FODESAF).

El aseguramiento de los núcleos familiares obedece a los principios filosóficos de la Seguridad Social como son la universalidad y la subsidiaridad.  La atención que recibe esta población es la misma que se ofrece a personas con otras modalidades de seguros: como asalariados, pensionados, trabajadores independientes, voluntarios y los pensionados por el régimen no contributivo que también forman parte de la cuota que subsidia el Estado a sus beneficiarios.

Cerca de 275 mil ciudadanos disfrutan del beneficio familiar de esta modalidad de aseguramiento y el Estado mantiene al día el pago para que la Caja Costarricense de Seguro Social pueda asumir la atención integral de esta población en todo el territorio nacional.

El master Eduardo Flores, jefe del área Coberturas del Estado, manifestó que un seguro universal subsidiado por el Estado es un beneficio social que solo lo tienen países muy poderosos y Costa Rica, lo que permite sentir orgullosos a sus contribuyentes.

Dijo que pueden acceder al beneficio, tanto los costarricenses como los extranjeros con residencia legal y se puede solicitar en las 104 áreas de salud, más cercana a su residencia.

Aclaró que las personas en condición de indigencia médica, pobreza o pobreza extrema, no tienen que esperar a enfermarse para solicitar el beneficio provisional   en las oficinas de Validación y Facturación de servicios médicos, en los establecimientos de salud.

Al presentarse con su cédula de identidad, el funcionario verificará que la persona no está asegurada o morosa con la institución, luego le efectuarán una entrevista para comprobar  su condición de vulnerabilidad económica, razón por la cual no le permite suplir una o más de  estas cuatro necesidades básicas: vivienda, alimentación, vestido y servicios de salud.

La primera vez, tendrá un seguro por tres meses, tiempo que permitirá completar los datos para que en caso de calificar con todos los requisitos, se lo extiendan hasta por tres o cinco años , si vive en comunidades indígenas o uno de los 75 distritos prioritarios, así definidos por el ministerio de Planificación y Política Económica (MIDEPLAN).

Otras leyes también protegen a población vulnerable

Además de beneficiar a personas adultas no aseguradas, existen dos leyes que protegen con este aseguramiento a todos los menores de edad y jóvenes entre 18 y 25 años no cumplidos, sean nacionales o extranjeros: se trata del Código de la Niñez y la Adolescencia y el Código Iberoamericano de Jóvenes.

El primero cubre a los niños desde la fecundación y hasta que  cumplen 18 años, si los padres no cuentan con el seguro en sus diversas modalidades o por razones legales no puedan adquirirlo. En el caso de las mujeres embarazadas no aseguradas nacionales o extranjeras con cédula de identidad o de residencia vigentes y en buen estado también tienen la protección del Estado por todo el periodo de gestación y tres meses después del parto

Los jóvenes entre los 18 y 25 años no cumplidos que requieran atención médica, pueden acogerse a la protección que les brinda la ley 8612 que carga al Estado el costo de los servicios de salud a la población mencionada que no cuenta con el seguro de los padres ni el propio.

La ley 7735 protege a las madres adolescentes embarazadas y sus hijos menores de edad, nacionales o extranjeras con cédula de identidad o de residencia vigente y en buen estado, obtienen el beneficio del aseguramiento. Aquellas menores de edad que no porten documento de identificación también tienen la protección del Estado hasta que cumplan sus 18 años.

 Si la madre adolescente antes de los 18 años ya tuvo un hijo y está embarazada, también el niño queda cubierto por el seguro de su madre.

 Para las personas en condición de indigencia y que no cuentan con el beneficio del aseguramiento por cuenta del Estado, una vez que reciben la atención médica, el personal del establecimiento de salud, harán el respectivo cargo al Estado.

Eduardo Flores mencionó que existen leyes que garantizan la atención  a personas no aseguradas en condiciones especiales de enfermedad, en cuyo caso  el costo lo asume el Estado por interés de la población en general.  Citó como ejemplo; las enfermedades de tratamiento obligatorio como transmisión sexual, lepra, tuberculosis.

La cobertura de aseguramiento o protección con cargo al Estado alcanza a  cerca de 600 mil ciudadanos que disfrutan de los beneficios de los seguros sociales, un logro exitoso de la  Seguridad Social costarricense.