Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

CCSS reforzará edificio Laureano Echandi de Oficinas Centrales



  María Isabel Solís Ramírez       Set 26, 2017  |  11:28 AM      964   CCSS

Con el objetivo de proteger la vida de miles de personas que laboran, visitan y transitan por las Oficinas Centrales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y garantizar la seguridad sísmica y contra incendios del inmueble y demás activos, la Gerencia de Infraestructura y Tecnología dio inicio al proceso licitatorio para la contratación de las obras de reforzamiento estructural y no estructural del edificio Laureano Echandi.

Dicho proceso licitatorio toma como base el acuerdo del 22 de mayo del 2017  por la  Junta Directiva en el artículo 6 de la Sesión 8906, mediante el cual la institución aprobó la realización de un reforzamiento estructural de ese inmueble y se aprobó el Plan de Implementación del proyecto, el mismo se encuentra incorporado en el Portafolio Institucional de proyectos formando parte de los Programas de Seguridad Sísmica y Seguridad contra incendios.

La disposición se tomó tras conocer, al menos, dos estudios técnicos que se han realizado en distintas administraciones, así como recomendaciones de profesionales expertos en la materia, los cuales advierten que el citado edificio presenta una vulnerabilidad estructural y no estructural ante un sismo de moderada intensidad o un incendio.  Estas debilidades también se han observado en diferentes simulacros en los cuales la CCSS ha participado y en inspecciones efectuadas por el Comité de Emergencias de Oficinas Centrales, así como el Ministerio de Salud.

Una de las preocupaciones de los grupos técnicos institucionales es que el edificio se construyó en la década de los 60, cuando no existían Código Sísmico de Costa Rica, cuya primera versión empezó a regir en 1974 y se ha venido actualizando según los avances de la ingeniería sismo resistente; tampoco estaban en práctica los códigos de diseño eléctrico, de cimentaciones, contra incendios y otros que existen en la actualidad.

La arquitecta Gabriela Murillo Jenkins, Gerente de Infraestructura y Tecnología de la CCSS, explicó que se trata de un acto de responsabilidad ante el riesgo sísmico que tiene el país y ante la obligatoriedad de la CCSS de salvaguardar la vida de las aproximadamente 58 mil personas que mensualmente visitan, transitan o laboran en el edificio.

La CCSS, dijo, tiene la obligación de desarrollar las acciones necesarias para garantizar la seguridad en todas las instalaciones físicas en donde se desarrollan actividades humanas, con base en las siguientes disposiciones nacionales:

  • Constitución Política
  • Ley de Prevención y Atención de Desastres.
  • Ley General de Salud.
  • Ley del Benemérito Cuerpo de Bomberos del Instituto Nacional de Seguros.
  • Reglamento General de Seguridad Humana y Protección contra Incendios.
  • Código Sísmico de Costa Rica.
  • Código Eléctrico Nacional.
  • Código de Cimentaciones de Costa Rica.

 La Arq. Murillo Jenkins, señaló que el edificio Laureano Echandi no es un simple edificio de oficinas, es el sitio estratégico que alberga el centro de gobierno de la institución, cuya toma de decisiones es clave para la continuidad en la prestación los servicios de salud y pensiones y su sostenibilidad financiera.

El ingeniero Jorge Granados Soto, director de la Dirección de Arquitectura e Ingeniería de la CCSS, explicó que existen una serie de variables que determinan el comportamiento de un edificio en caso de un sismo fuerte, lo cual puede generar que se presenten daños importantes tanto a nivel estructural como no estructural que pueden sacar de operación la infraestructura con la consecuente pérdida inmobiliaria. 

De acuerdo con el Ing. Granados Soto, el proyecto  de reforzamiento permitirá cumplir totalmente con la normativa actual, tanto sísmica como de seguridad  humana, así como de accesibilidad del espacio físico, mantenimiento de la continuidad de los servicios que se brindan en la infraestructura, instalación de escaleras de emergencia, readecuación de los sistemas eléctricos y mecánicos a los nuevos códigos de diseño, que se optimice el espacio útil y que cualquier modificación de área sea en función del reforzamiento estructural y no estructural. Para ello, se inició el proceso de contratación de las obras de reforzamiento estructural y no estructural a través de una licitación pública la cual se encuentra en curso.

El proyecto también establece que se respetará el lenguaje arquitectónico del actual edificio por considerarse que es un hito arquitectónico del movimiento llamado Arquitectura Internacional. Ya se realizó un primer contacto con Centro de investigación y Conservación del Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura para contar con las directrices de diseño que se deben incorporar al proyecto.

Este reforzamiento implicará un desalojo del edificio, toda vez que se requiere introducir maquinaria pesada, efectuar excavaciones profundas, reforzar vigas, cimientos, construir escalera, así como otros elementos estructurales que generarían problemas de salud ocupacional y riesgo a usuarios externos, de mantenerse algunas oficinas operando.