Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

Cada cuatro horas se detecta un nuevo caso de cáncer de piel



  José Mairena Morera       Set 05, 2014  |  03:48 PM      3237   Cáncer

El diagnóstico de cáncer de piel aumentó 23% en la primera década del siglo, el reporte del año 2000 consignó 1232 casos mientras que en el 2011, la cifra llegó a 2321 personas, según datos analizados por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), con base en los datos del Registro Nacional de Tumores del Ministerio de Salud.



“El cáncer de piel es el que más afecta a la población costarricense (50 de cada 100 mil costarricenses son diagnosticados por cáncer de piel), de tal forma que 1 de cada 4 cánceres diagnosticados por año es de piel” dice la Dra. María Eugenia Villalta, gerente médica de la CCSS, en ocasión de la feria dermatológica que se realizará este viernes, en el estadio Ricardo Saprissa, en conjunto con la Fundación Saprissa y médicos de la consulta privada. 


Visto en promedio de casos equidistantes, el cáncer de piel representa un caso nuevo cada cuatro horas. Y visto en porcentajes  por género, puede decirse que 22 de cada cien mujeres y 26 de cada 100 hombres con cáncer tienen cáncer en la piel. El cáncer de piel es el tipo más común entre los cánceres en Costa Rica: cada día hay 6 nuevos casos y cada mes fallecen seis personas por ese mal.


Dentro de esos, el melanoma  es el más agresivo,  ocupa el tercer lugar en frecuencia dentro de todos los tipos de cáncer de piel.  En promedio, cada tres días se diagnostica una persona con este tipo de cáncer.


El melanoma, que es un tipo de cáncer de piel asociados a los lunares, tiene bajo impacto en número de casos, pero alto impacto en mortalidad. Aunque de cada 50 pacientes que son diagnosticados con cáncer de piel, solo dos son por tipo melanoma, y a las autoridades de la CCSS les preocupa que uno fallece de de esos dos, siendo una enfermedad de alta letalidad.


La doctora Villalta dice que la protección contra el cáncer de piel es la fórmula de las “tres eses”: sombrilla, sombra y sombrero.
“Esto quiere decir que la primera protección es la barrera física que ponemos entre nuestro cuerpo y la radiación solar y, solo como complemento, se usa la crema bloqueadora”, asegura la doctora.


La gerente médica hizo un llamado para las personas que trabajan al campo y las que hacen deporte al sol. “Hemos perdido el uso del sombrero de ala ancha y tenemos que recuperar la costumbre para elevar nuestra protección. Es mejor el sobrero que la gorra y si usan gorra, debe tener una falda que ayude a evitar el impacto en horas de más impacto de la radiación” insistió.


Protegerse la piel para evitar el envejecimiento prematuro y las lesiones de piel como manchas y resequedad es importante. Pero es más importante abonar salud para evitar el cáncer de piel que es el más común de los cánceres en el país.


El doctor Alejandro Calderón, del Proyecto de Fortalecimiento para la Atención Integral del Cáncer piensa que ese dato debe animar a las personas a elevar el autocuidado. “Cuando se trata de adoptar buenos hábitos, es tan importante asimilar la información nueva para protegernos como descartar la información vieja, que está instalada en nuestra mente, y que debemos desechar”.


El médico asegura que es necesario saber que hay que protegerse del sol de cada día, cuyo efecto acumulado aumenta el riesgo de cáncer de piel, pero eso implica acostumbrarse a estar más tiempo a la sombra, usar sombrero y, untarse, como medida de complemento, bloqueador solar cuando las personas van a pasar mucho tiempo al sol, especialmente entre las dos y las tres, que es la hora de mayor impacto radiactivo.


El cáncer de piel es diagnosticado más frecuentemente en personas mayores de 50 años, después de muchos años de exponerse al sol; sin embargo, cada vez es más frecuente el reporte de personas jóvenes con este diagnóstico.


El doctor Calderón insiste en que la responsabilidad individual del autocuidado. Los buenos hábitos de salud son conductas aprendidas, repetidas cada vez que sean necesarias, y que se hacen sin que haya control de otras personas y por voluntad propia, sin que medie premios de por medios.
 
Es decir, “Los padres deben enseñar a sus hijos a cuidarse de sol hasta el punto en que ellos lo hagan por sí mismos sin que necesiten el control de un adulto” dice el Dr. Calderón al tiempo en que sostiene que el uso del sombrero y de las mangas largas como uno de los elementos de protección.


Dentro de las medidas de autocuidado, está  el protegerse siempre, aunque el cielo esté nublado pues la sombra de la nube y la temperatura fresca crea una falsa sensación de seguridad.  Ante esto, los médicos piden que el cáncer no sea visto como un peligro en playas sino en el sol de cada día, independientemente dónde esté.


MEDIDAS DE DETECCIÓN TEMPRANA.


Para mejorar la detección temprana, los dermatólogos le piden a la población que adopte el hábito del autoexamen y, para guiarse, recomiendan las siguientes preguntas:


¿Dónde debo ver?              En todo el cuerpo en forma detallada. 
¿Qué debo buscar? Las características de mis lunares o manchas y compararlas con la revisión anterior.
¿Cuales cambios me deben inquietar? Para facilitar recordar la respuesta, los médicos han definido «la regla del ABCDE» de la detección del melanoma y consiste en observar lo siguiente:
A: asimetría, cuando una mitad es diferente a la otra, cuando son disparejas.
B: bordes irregulares, que no estén bien definidos.
C: color, variaciones del color, tonos de marrón, negro, gris, blanco y rosado.
D: diámetro, que el tamaño sea mayor de 6 milímetros, como el tamaño del borrador de un lápiz común.
E: evolución o elevación, que haya cambiado en las últimas semanas, de forma o superficie, con sangrado, formación de costras  o que tenga cierto abultamiento.


MEDIDAS DE PREVENCIÓN


La exposición a los rayos ultravioleta es el principal factor de riesgo para el cáncer de piel.  Por lo que las acciones preventivas deben ir enfocadas a evitar su exposición.


La luz solar es la fuente principal de la radiación ultravioleta. Las lámparas y camas bronceadoras también son fuentes de radiación ultravioleta. Las personas expuestas mucho a la luz ultravioleta tienen un mayor riesgo de cáncer de piel, incluyendo el melanoma.


Acciones recomendadas:


Evite la exposición directa al sol, sobre todo entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde, incluyendo los días nublados.


Use ropa y accesorios como barrera física. Cubra su piel con camisas de manga larga, pantalones largos, sombreros de ala ancha y anteojos oscuros.


No exponga a los niños al sol.


Use filtro solar. Use diariamente filtro solar factor 30, de amplio espectro (contra UVB y UVA). Aplíquelo 20 minutos antes de salir al sol y  vuelva a aplicarlo cada dos horas o más seguido si está nadando o sudando.  Se recomienda que los protectores solares se utilicen para complementar, no sustituir, los métodos físicos de protección contra los rayos UV.