Caja Costarricense de Seguro Social

Blog

Costa Rica cumple el objetivo internacional de 100% de niños tratados por cáncer infantil



  José Mairena Morera       Feb 17, 2014  |  09:25 AM      3013   Cáncer

El jefe del departamento de Jefe del Departamento de Hemato-Oncología del Hospital Nacional de Niños califica de “mérito internacional” que el 100% de los niños que comienzan tratamiento lo concluyan y afirma que eso es posible gracias al abordaje integral de la enfermedad en combinación con el alto involucramiento ciudadano.



El Dr. Carrillo destacó que, además del abordaje clínico, el éxito del programa de cáncer infantil en Costa Rica, se basa en el tratamiento integral con base en el abordaje multidisciplinario de la enfermedad y de los programas de apoyo a las familias, donde participan la empresa privada y las donaciones personales.


“El trabajo clínico nuestro más el apoyo coordinado que nos dan las empresas y las personas - principalmente,  mediante Asociación Lucha Contra Cáncer Infantil (ALCCI).- nos posibilitan completar la atención del cien por ciento de los casos”, afirmó el médico con gran satisfacción.

Los programas complementarios son importantes porque, en caso de no contar con recursos propios, facilita a las familias la pernoctación sin costo en San José, para cumplir el tratamiento adecuado y alcanzar porcentajes de sobrevida comparables a los de los países altamente desarrollados.

El tratamiento del cáncer infantil es realizado en el Hospital Nacional de Niños como centro especializado y el niño permanece ingresado durante periodos de duración variable o debe realizar visitas más o menos frecuentes al hospital.

El doctor Juan Manuel Carrillo insistió en que lo logrado  es posible por “el esfuerzo conjunto de los equipos interdisciplinarios que tratan la enfermedad de manera integral, incluyendo los aspectos médicos, psicológicos, sociales y educativos”.

APRENDIZAJE A PARTIR DE LA ENFERMEDAD

El abordaje integral permite el acompañamiento de trabajo social  y psicología desde el momento mismo del diagnóstico para estabilizar a la familia tras el impacto de la noticia de la enfermedad.

En ese sentido, la intervención de educación psicológica está orientada a la adaptación del niño y de su familia a los tratamientos largos y agresivos, para ayudar a recuperar el funcionamiento cotidiano y, en términos generales, a mejorar la calidad de vida.

El abordaje integral permite dar contención a las familias tras el impacto de la noticia de la enfermedad y facilita el aprendizaje de habilidades que hacen más fuerte a los miembros de las familias para enfrentar las dificultades futuras.

El fenómeno de aprendizaje a partir de la experiencia traumática de enfermedad, lo notan los especialistas de trabajo social del Hospital Nacional de Niños de manera reiterada, pues ellas hacen una intervención de las familias desde el comienzo del diagnóstico hasta el alta médica.

Para la trabajadora social Ligia Marín, el cáncer altera la armonía en la familia con tensión y ansiedad,  por que las familias requieren orientación de los especialistas de psicología y trabajo social para saber cómo manejar la situación imprevista, dolorosa y difícil de llevar, además de reorganizar la dinámica familiar.


La especialista ha visto que la intervención familiar por el cáncer provoca un  beneficio en algunas familias cuyo efecto perdura en el tiempo. Especialmente, se nota que la unión de los padres se fortalece, porque se apoyan mutualmente en búsqueda de ayuda y comprensión, lo cual aumenta el aprecio mutuo.


Además, se ha detectado que las parejas toleran mejor los problemas menores de la vida cotidiana, que antes ocasionaban conflictos familiares, y ahora son enfrentados con mayor capacidad de resolución y con más armonía entre todos los miembros.


Además,  la integración del trabajo de los profesionales, desde el comienzo del tratamiento, favorece la prevención de posibles desajustes posteriores de la familia.


El protocolo de atención integral contempla lo siguiente:



  • Conocer al paciente y su familia antes del diagnóstico de malignidad.

  • Acompañar al médico durante la noticia de diagnóstico de malignidad.

  • Orientación a los padres para dar noticia al paciente.

  • Coordinación con centro educativo.

  • Acompañamiento al médico durante noticias de recaída o fase terminal, cirugías de amputación y otras.

  • Grupos de apoyo para padres dolientes.

  • Valoración de pacientes con secuelas cognitivas.

  • Visitas domiciliares.

  • Atención a los familiares.